desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

ORDEN CLÁSICO

Blancura, elegancia y proporción entre las partes constituyen las bases del equilibrio logrado por Pablo Paniagua en esta vivienda madrileña. El punto de partida: captar la esencia del edificio y mimetizarse con él.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Respetar el lenguaje arquitectónico clasicista del edificio, de finales del s. XIX, fue fundamental a la hora de devolver el esplendor a esta vivienda del centro de Madrid. En palabras del encargado del proyecto, el interiorista Pablo Paniagua, se trataba de crear «una caja blanca, radiante, limpia y densa a la vez, confortable y sofisticada, clásica y actual, capaz de albergar objetos barrocos y arte contemporáneo». El nuevo planteamiento –que debía pasar desapercibido, como si la casa siempre hubiera sido así–, interpreta el estilo inicial y lo pone al servicio de las exigencias actuales.
Los propietarios deseaban, además, integrar sus colecciones –copas y bronces ornamentales, relojes ingleses de los siglos XVIII y XIX, pintura española del s. XX...– de tal manera que cada pieza tuviera su propio espacio y protagonismo. Para lograrlo, se creó una base clásica, de gran claridad compositiva en coherencia con el edificio, y siempre desde un punto de vista depurado y actual. En esta labor, las carpinterías, realizadas por ADM Interiores, suponen un elemento fundamental. Casi todas ellas han sido realizadas en madera de cedro esmaltada a mano, excepto las puertas del salón, que en una de sus caras están acabadas en nogal ebonizado.
Siguiendo el principio de conservación del estilo inicial, se optó por buscar materiales cercanos a los originales. En eso se basan los tres principales: piedra en los baños, panelados de madera en el salón y el comedor, y entelados en pasillos y dormitorios. En este escenario conviven en magnífica armonía piezas de anticuario, un gran grupo de muebles firmados por el estudio del interiorista y otros, de clara inspiración inglesa, realizados ex profeso. Una unión que suma fuerzas en su justo punto de equilibrio.        
IDEAS DEL INTERIORISTA.
PABLO PANIAGUA (Tel.: 915 778 147)
Base neutra. Blanco tiza en techos, gris plata en las paredes enteladas, negro profundo en pavimentos... Son un soporte extraordinario para destacar los intensos colores de las obras de arte y de las tapicerías.
El techo del salón. Su dibujo, realizado con molduras planas, aporta dinamismo y movimiento en este espacio de grandes dimensiones. Está inspirado en la celosía metálica que alberga el ascensor original del edificio, del s. XIX.
Mix de texturas. Los tejidos, en sofás, sillerías y ropa de cama, y también en paredes o vistiendo pedestales, restan seriedad a las carpinterías. La seda salvaje, de tacto único, es la gran protagonista.  



Ver más articulos