desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

Decoración british en Madrid

Lo requerían la colección de arte y los muebles que los propietarios de este chalé madrileño adquirieron en Londres sin saber su ubicación definitiva. ¿La llave para encontrarlo? Una base cromática 100% neutra.

Nuevo Estilo 19/12/2015
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La evidente pasión por el arte que muestran los dueños de este unifamiliar, situado en la zona norte de Madrid, viene de tiempo atrás: «Buena parte de las obras han viajado con nosotros desde Londres, donde vivíamos antes». ¿Un ejemplo? Infinite Venice, el cuadro de Patrick Hughes lo compramos en Angela Flowers Gallery», recuerda la propietaria, que también nos apunta como curiosidad que esa perspectiva veneciana apareció en la película Match Point de Woody Allen. «La vivienda la compramos sobre plano, antes de volver a España, e intenté –continúa explicando– dirigir los cambios a distancia, con la colaboración de un decorador inglés».

Sin embargo, la intervención de Idoia Santamaría y Marta Verdasco, de Alacre Interiorismo, resultó decisiva para poner «orden y concierto», ya que era necesario armonizar el mobiliario y los objetos que iban comprando en la capital británica y crear el ambiente propicio que diera equilibrio al conjunto. Y, ante todo, aclaran las decoradoras, «las piezas de arte debían exponerse como se merecen, de ahí los tonos naturales en paredes, suelo, tejidos y muebles». Además, en el resultado actual y en la buena iluminación que reciben los cuadros juegan una baza importante los huecos de fachada, que se ampliaron para lograr la mayor claridad posible.

Por idéntico motivo, las ventanas y cristaleras que comunican con los porches se han equipado con screens enrollables. Una fórmula sencilla de regular a placer la incidencia de la luz y evitar reflejos molestos. Se acompañan de caídas de cortina en seda y lana. La distribución también se modificó, sobre todo en la planta baja: el hall vio duplicada su altura –así, la sensación
de amplitud se aprecia nada más entrar– y el salón se comunicó con el comedor a través de un vano abierto y con la biblioteca por una corredera doble. Organización del espacio, luz y gama cromática, todo gira a favor del arte y el máximo confort.

IDEAS DE LAS DECORADORAS: ALACRE INTERIORISMO (Tel.: 916 506 566)
Atención a las paredes. En las zonas comunes, se optó por paramentos lisos pintados en un suave tono beis que cede todo el  protagonismo a la colección de arte: Picasso, Bacon, Halley... Mientras, para revestir los dormitorios se han elegido papeles
pintados y telas que caldean la atmósfera y aportan sensación de confort.
Tratamiento de los suelos. Es un punto clave de la vivienda que se ha cuidado al máximo. Por ejemplo, en los diferentes ambientes del salón y en el comedor, se ha optado por mármol italiano. Su acabado abujardado le da una apariencia mate y una ligera rugosidad que hace más segura la pisada.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos