NuevoEstilo

Girona

Una masía llena de pasión

Esta masía de Girona, con el alma bien restaurada, acoge la vivienda y showroom del arquitecto brasileño Edegar d’Avila. Un marco excepcional donde se exponen con muy buen ojo seductores muebles vintage y obras de arte. Y los puedes comprar...

Nuevo Estilo 29/04/2014
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Nos trasladamos a la pequeña localidad de Sant Martí Vell, en Girona, a la vivienda y showroom del arquitecto brasileño Edegar d’Avila y la artista inglesa Louise Sudell. Un espacio idílico, sobre todo tras la cuidadosa reforma que se llevó a cabo para mantener el espíritu de la masía del s. XVIII. «Una vez restaurada, logramos un combinado perfecto entre la calidez de la construcción rural y las propuestas del s. XX», explica el arquitecto, que desde hace décadas ha recopilado una fantástica colección de muebles y obras de arte que se acomodan en la masía esperando una segunda vida en otra casa, ya que la mayoría de ellas están a la venta. 

Así, muebles coloniales del siglo XIX, que Edegar d’Avila localiza e importa de Brasil, conviven con diseños singulares, lámparas y objetos vintage que atrapa en ferias de antigüedades en Italia, y también con arte sacro y obras contemporáneas. Podría parecer complicado crear cierta armonía en esta amalgama de piezas, pero lo cierto es que estas composiciones temporales desprenden un aura de frescura, de inspirada improvisación, que ayuda a la cordial relación entre estilos y estéticas dispares. 

Entre esas creaciones actuales, el surreal design de Josep Motas y su firma Bussoga encaja a la perfección con el factor emocional, tan presente en La Scala Showroom. Así, aplicados en las tapas de mesas auxiliares y de centro, los azulejos ilustrados con los modelos Skull –calaveras– o Handicators –indicaciones de dirección– ofrecen un guiño de humor, maravillosamente extravagante. Por supuesto, las mesas se reemplazan con frecuencia por nuevos diseños, a medida que se venden.

Los suelos de barro rojo cocido, las bóvedas de piedra, las dovelas que enmarcan los amplios vanos y las imperfecciones de las paredes prácticamente desnudas muestran una atmósfera auténtica y relajante, perfecta para exponer, como en un peculiar museo, toda la colección del arquitecto. Fuera, en el extenso jardín con plantas y flores que se distribuyen de manera natural, se descubren nuevos ambientes mutantes que se transforman según cada estación o momento. Porque todo cambia y todo permanece. Así lo explica Edegar d’Avila en toda una declaración de intenciones: «La casa y sus objetos seguirán existiendo después de nuestro paso».  Antes de que eso ocurra, reserva una cita para visitar este oasis de estilo. Te enamorará.



Comentarios

Más Casas con estilo




Ver Todos