desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Ampurdán, España

Una masía del siglo XVIII rehabilitada

Ligero, con las dosis justas de vintage y clásicos del diseño, más la nota picante de piezas y arte de reciente hornada. Un combinado lleno de sorpresas y emociones. Así es esta rehabilitada masía gerundense.

Nuevo Estilo 12/04/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Cuando los muros de una construcción tienen tanta historia que contar como los de esta antigua casa de labranza del siglo XVIII, no hay mayor deleite que escucharla, que dejarse embaucar por el sabor de su pasado. Esta granja en el Ampurdán, no ha perdido un ápice de su encanto y, tras la puesta al día llevada a cabo por el equipo de Palau de Casavells, luce ahora con un look renovado en el que la modernidad dialoga con el ayer en un lenguaje común: el gusto por la singularidad.

Las señas de identidad del edificio se han mantenido presentes en la medida de lo posible. Por ejemplo, el techo de bóveda catalana aparece ahora restaurado, al igual que el pavimento de barro artesanal de algunas de las estancias. Donde no fue factible, se utilizaron materiales de la zona, recuperados, o se sustituyeron por otros actuales, pero que entonan a la perfección con la filosofía de la casa, como el suelo de microcemento pulido. En todo momento, el trabajo artesanal denota un mimo y un respeto reverencial por el genuino carácter de la masía.

En este escenario cargado de fuerza, Palau de Casavells ha introducido toda una declaración de intenciones donde la mezcla bien entendida es la protagonista. Las antigüedades, los toques industriales, las piezas clásicas del siglo XX y los diseños del XXI crean una secuencia simbiótica que enlaza unas épocas con otras de la manera más natural. Mención aparte merece la interesante colección de arte contemporáneo y vanguardia, compuesta en su mayoría por obras procedentes de Galería Miquel Alzueta. Aquí, cada creación encuentra su sitio, preciso y precioso, entre los recios muros del siglo XVIII.

IDEAS DEL INTERIORISTA: EQUIPO PALAU DE CASAVELLS (Tel.: 972 630 989)
- Pintura especial. Las paredes de toda la casa están revestidas con pinturas a la cal, en diferentes tonalidades. Un trabajo artesanal, llevado a cabo por Cati Alós, que constituye una obra de arte en sí mismo.
- Los extremos se atraen. El arte de vanguardia y las piezas de firmas de diseño contemporáneo –Capellini, Zanotta, Edra...– crean sugerentes contrastes con la arquitectura rural y los muebles que recuperan elementos de origen fabril.
- Dosis de vintage. Junto a mesas de jardín o de oficio de los s. XVIII y XIX, las creaciones de los años 50 juegan un papel protagonista en el logro de una atmósfera fresca, desinhibida, de relajada y singular sencillez.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos