desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Un rascacielos de bolsillo

Así define Luis Alonso su vivienda en el centro de Barcelona. Este arquitecto multidisciplinar, especializado en la construcción de centros deportivos, ha diseñado un edificio en vertical que tiene en el cristal y un personal juego de colores sus señas de identidad.

Nuevo Estilo 26/07/2018
Imprimir
Pantalla completa



Ajustándose fielmente a un nítido perfil de urbanita, el arquitecto Luis Alonso tenía claro que quería levantar su residencia en el corazón de la ciudad de Barcelona. Encontrar la ubicación adecuada no fue tarea fácil, como tampoco resultó sencillo adaptarse a las características del lugar: un solar de algo más de 8 m de fachada que obligó a proyectar la vivienda en altura.

Con seis plantas, la casa se articula a través de patios interiores a los que se abren las estancias, lo que conecta visualmente los espacios con el vidrio como ayuda.

Así, se ha establecido un juego de suelos-techos de cristal transparente y transitable —tratados con polvo antideslizante— que permiten que la luz natural circule por las plantas y que desde cada ambiente se pueda visualizar toda la casa. Esto es especialmente llamativo en la cocina, desde la que se puede ver la piscina que se ubica debajo; los despachos y zonas de estudio, que parecen flotar; los baños, volcados hacia los patios interiores con grandes cristales que los enmarcan y que pueden matizar su transparencia con cortinas; o el ascensor que comunica los pisos, formado por seis caras de vidrio.

El color es otra característica importante del proyecto. Cada planta ostenta un tono representativo, con una serie de muebles diseñados —por el propio arquitecto— en su correspondiente enseña cromática. Los toldos exteriores siguen también este esquema. Asimismo, el diseño gráfico está constantemente presente para complementar la arquitectura: las puertas llevan grabado el número de cada planta y la sombra de la pequeña de la casa aparece dibujada sobre la pared del garaje.

Luis Alonso ha construido su paraíso en la tierra gracias a su intuición latina, lo que maravilló a Woody Allen mientras rodaba hace dos años en la ciudad condal. El director quiso retratar la vivienda para su film Vicky Cristina Barcelona. Y es que es, sin duda, una casa de película.



Ver más articulos