desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

La elegancia sin ruido

El interiorista Luis Puerta ha convertido este pied à terre ubicado en Madrid en un espacio lleno de sensibilidad y notas cálidas, a la medida de su dueña.

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos. Texto: Míriam Alcaire. Fotos: Pablo Sarabia 08/04/2019
Imprimir
Pantalla completa



Que sientas tu casa cien por cien tuya, aunque no residas en ella de forma habitual. Eso buscaba la propietaria de este precioso pied à terre en el centro de Madrid: una segunda vivienda tan cómoda y acogedora como la primera, pese a que solo fuera a ser habitada por temporadas. Y lo más importante, quería que fueran muy distintas. Así se lo transmitió al interiorista Luis Puerta, al que encargó la reforma integral y decoración del piso: «Me pidió un cambio radical respecto al estilo clásico y un tanto "puesto" de la casa en la que vive. Quería algo para ella muy diferente, pero que reflejara su personalidad y ¡fuera la bomba!», nos explica el decorador.

Para cumplir objetivos, la fórmula distributiva se modificó múltiples veces hasta dar con la adecuada: espacios amplios, luminosos y diáfanos. Se hizo un espacioso salón, y una cocina con comedor que cuenta con varias zonas para almorzar: con los hijos, los nietos, los amigos... Un dormitorio-suite de grandes ventanales era otra de las demandas. ¡Deseo cumplido! Los cerramientos, de la firma Cortizo, y las carpinterías de madera ponen de manifiesto las altas calidades elegidas.

La luz natural ha sido elemento primordial a la hora de plantear la decoración. Los revestimientos claros de paredes y suelos –pintura blanca, madera de roble y piedra caliza– la refuerzan, así como los textiles y tapicerías, seleccionados en una gama de crudos y neutros. Como sorprendente contrapunto, el papel pintado con motivos estampados aporta sorpresa y otorga relevancia a habitaciones secundarias, como el baño de invitados.

En todo el proyecto se ve la genuina impronta de Luis Puerta. Las estancias son elegantes, atemporales, tranquilas; y el orden, el equilibrio, la buena circulación y el vacío, necesario para que los espacios respiren, se alzan como claves de su buen hacer. También, la mezcla valiente de materiales: acabados depurados –lacados, metal o vidrio– conviven con cálidas fibras vegetales. Otro tanto sucede con los muebles, muchos diseñados en su estudio, que lucen junto a antigüedades, arte y recuerdos de familia; y con la iluminación artificial, integrada y discreta, que unifica y crea atmósferas de relax. Todos y cada uno de los elementos contribuyen a un eclecticismo pausado, sin ruido, en el que estilos diferentes se llevan de maravilla y crean una deslumbrante naturalidad.

Ideas del proyecto
 LUIS PUERTA www.luispuerta.com

Estudiado eclecticismo. Se han mezclado sin complejos –aunque con un gran equilibrio– materiales, estilos y épocas muy distintas para crear un todo armónico, sin estridencias.

Textiles con intención. Son un elemento diferenciador en la decoración. Estampados frente a lisos o tejidos antiguos junto a otros de diseño moderno son el nexo conductor que llena de contenido cada estancia.



Ver más articulos