desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

La casa del paisajista Jesús Moraime en Madrid

Jesús Moraime, un top del paisajismo español , disfruta de su residencia madrileña rodeado de sus  muchas colecciones, que exhibe en una caja luminosa y blanca.

Realización: Loreto López-Quesada. Texto: Concha Pizarro. Fotos: Manolo Yllera 04/04/2019
Imprimir
Pantalla completa



Jesús Moraime tiene una vida trashumante. Tan pronto está en Galicia o Portugal –país al que adora– como en su finca de La Vera cacereña: «Me encanta cuidar de mis vacas y de mis flores del campo», asegura. En Madrid, esta vivienda es su tercera mudanza: «En realidad, la cuarta, pero a una nunca la consideré mi casa».

¿Cómo consigues hacer hogar? Reflejando mi mundo interior. Me gusta rodearme de mis objetos, reconocerme en ellos. Sentarme y contemplarlos me hace sentir realmente bien. Mis casas tienen que ser cálidas y poéticas. Y la de ahora es... Luminosa, colorista y ¡muy ecléctica! Me encanta mezclar.

¿En qué te fijas al elegir las piezas? Ellas me llaman. Soy muy visceral e intuitivo a la hora de decorar, pero todas tienen un sentido. Y adoro cambiar: cada dos años hay que sustituir los objetos de las paredes por otros, porque dejan de verse.

¿También las trasladas de una ciudad a otra? Soy un poco nómada.El lema de mi instagram es «Gardening everywhere». Voy moviendo mis tesoros por mi mundo y en cada lugar van cogiendo su sitio y funcionan de una manera.

Tienes una curiosa colección de fragmentos de fuentes... Son una debilidad ligada a mi trabajo. En el retrato de este reportaje poso junto a la pequeña escultura de un tritón del s.XVIII, boceto para un jardín portugués. En el salón hay asimismo un busto en terracota de una fuente francesa... y más.

También amas el arte moderno. Y la cristalería y la loza... Pero sí, me fascina ir a ARCOmadrid a descubrir artistas emergentes por el puro placer de coleccionar. No me planteo el arte desde un punto de vista mercantilista.

Tu dormitorio es casi un oasis zen.¡Cuando consigo mantenerlo a raya! Es la estancia más austera de la casa, aunque hay piezas muy mías como el cuadro religioso o la lámpara de pie de Artespaña, que es  de los años cincuenta.

¿Cuál es tu habitación preferida? El salón y el comedor, para recibir amigos –tiré tres tabiques con el fin de tener un espacio mucho más amplio–, y la cocina, no es grande, pero me encanta cocinar

¿La mejor pieza de tu colección? Aún está por llegar, al igual que mi mejor proyecto de paisajismo. Seguir teniendo esa ilusión hace que me sienta motivado, con muchas ganas, ¡vivo!



Ver más articulos