desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

París, Francia

Un piso de 11m2 aprovechado al máximo

Cuando escasea el espacio, se agudiza el ingenio. Este apeadero parisino es una excepcional prueba de ello.

Fran Muñoz IG: franyerga 24/07/2017
Imprimir
Pantalla completa



En el décimo distrito de París, bajo la mansarda de un tradicional edificio de estilo burgués, encontramos un vivienda de 11 metros cuadrados que esconde una solución ingeniosa para aprovechar los espacios en cada uno de sus rincones. El estudio Batiik, con Rebecca Benichou a la cabeza, ha sido el encargado de transformar esta antigua chambre de bonne (las habitaciones que se reservaban a los empleados domésticos en la última planta) en un apartamento de alquiler vacacional con todo lo necesario para pasar una estancia corta en la capital francesa. El reto no era sencillo: debían encajar en el escaso espacio disponible un dormitorio con capacidad para dos personas, un baño, una cocina, un comedor, una zona de descanso y armarios para almacenar. Y, por si esto fuera poco, con techos abuhardillados.

Crear una pared funcional y elegir piezas diseñadas a medida y 2 en 1 fueron los secretos para lograrlo. Comenzando desde la derecha, podemos ver una cocina totalmente equipada, un mueble que contiene la televisión, la caldera, estanterías y una mesa desplegable con dos taburetes, y el baño, oculto tras un espejo que deja pasar la luz y da privacidad al interior. El resto del espacio queda despejado para colocar un sofá que se convierte en cama junto al que se sitúa un armario ropero con lavadora y la salida a la terraza, desde la que se puede disfrutar de una vista del Canal de Saint Martin y de los tejados de la ciudad.

 

via GIPHY

Los colores, las formas y los acabados juegan un papel fundamental. Por un lado, el blanco y los arcos imperantes unifican las zonas. Por otro, los tonos melocotón y azul marino diferencian la cocina y el comedor. En el suelo, el espacio perteneciente al salón-dormitorio queda delimitado por el parqué pintado de blanco mientras las zonas de agua se han cubierto con un mosaico. Viendo el resultado, podemos percibir que la funcionalidad y aprovechar al máximo el espacio (tanto vertical como horizontalmente) fueron los objetivos que guiaron el proyecto.

Fotos: Bertrand Fompeyrine
www.batiik.fr



Ver más articulos