desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Colonia, Alemania

Una vieja fábrica textil rehabilitada en vivienda

Supo apreciar todo el potencial que encerraba esta vieja fábrica textil alemana y la transformó en una fabulosa y singular vivienda. Una obra, sin duda, valiente.

Nuevo Estilo 11/08/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Antes de la Segunda Guerra Mundial ya existía esta vieja fábrica de tejidos a orillas del Rin. Levantada en 1930 a escasos 30 kilómetros de Colonia, la empresa era una de las más grandes y eficientes industrias de este sector en Alemania. Tras la contienda, sin embargo, comenzó lentamente su declive. Uno a uno, los edificios que formaban el complejo fabril fueron cerrando y la producción fue asimismo mermando paulatinamente hasta 1980, año en que la alte tuchfabrik se clausuró definitivamente.

Por azar, un día apareció por allí un empresario emprendedor que se enamoró de la construcción y decidió devolverla a la vida. Era Tilman Paas, y tuvo mucho valor para adquirir en 1997 todo este enorme complejo de 30.000 m² -rodeado por una parcela de 160.000 m²- en estado de total abandono. 

"Aunque siempre me he considerado valiente y dispuesto a afrontar nuevos desafíos, al firmar la compra me temblaba la mano", recuerda.

Razones no le faltaban, ya que el riesgo era importante debido al volumen de la inversión. Las obras comenzaron en 1998 y Paas, que siente pasión por la naturaleza y la artesanía, se entregó por completo -económica y físicamente- a la rehabilitación de los edificios que formaban la fábrica. En la construcción principal, con una chimenea de 60 metros de altura, instaló una fundición de hierro y una carpintería para afrontar los trabajos de mayor envergadura. Asimismo, en el interior del edificio -nada menos que 25.000 m² de superficie- ubicó oficinas, salas de reuniones y un espacio privado que alquiló a un amigo. Para él y su compañera, Maren, se reservó un magnífico rincón de 300 m².

A la casa se entra por una puerta de hierro pulido. Una escalera conduce al comedor, un espacioso ambiente en dos niveles desde el que se accede, a su vez, al salón: 100 m² que integran la cocina y que se abren al exterior, y reciben luz natural, gracias a los grandes ventanales que llegan casi hasta el techo, a seis metros de altura. Llama la atención la chimenea de hierro situada entre dos ventanas, cuya línea depurada contrasta fuertemente con la exuberante vegetación que se vislumbra detrás.

Asimismo, frente a esta pieza, en el otro extremo del salón, Paas ha situado un volumen que destaca especialmente. Está compuesto por dos cubos de madera de roble que alojan -en sendos niveles, el superior en una galería abierta al salón- una biblioteca por la parte externa y dos cuartos de baño en el interior. El baño de arriba precede al dormitorio, donde la cama de forja con remates escultóricos es una nueva muestra de la creatividad del empresario. Todo el proyecto, desde su planificación hasta la realización, es obra suya y de su equipo de artesanos: "Sólo pedimos ayuda a un arquitecto de Colonia para el permiso de construcción y los conceptos generales". El amor de Tilman Paas por el arte se manifiesta en obras de artistas de la talla de Warhol, Calder, Picasso, Balkenhol, Mel Ramos o la pintora Elsa Paas, su madre. Igualmente, la pasión que siente por la naturaleza se deja sentir en todas partes: troncos de árboles dispersos por los ambientes, ramas curiosas, piedras deformes descubiertas en viajes y excursiones...

Para la decoración, ha optado por una mezcla muy lograda de muebles contemporáneos, con los sofás y butacas de la firma Wiener Werkstätte; piezas antiguas, como el magnífico secreter Biedermeier de 1841, obra del ebanista alemán J. F. Eichhoff; y sus propios diseños -las mesas, los muebles de la cocina, los cuartos de baño- en hierro y madera. Mención aparte merece la espaciosa terraza de madera de ipe situada sobre un lago rodeado de arena fina que ha creado Tilman y decorado con esculturas de animales en hierro. En definitiva, la obra excepcional de un hombre excepcional.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos