desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Vida industrial

El diseñador y arquitecto de interiores José Antonio Menéndez Hevia ha proyectado este espacio diáfano rehabilitado en el que desarrolla sus actividades más creativas y desde donde nos acerca a su trayectoria profesional.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Ambiente neoyorkino en pleno casco histórico de Gijón. Es lo que nos inspira este espacio diáfano concebido al más puro estilo de los lofts originales, que reconvirtieron suburbios fabriles en refugio de artistas y bohemios. Paredes de ladrillo visto, altos techos, vigas de madera forradas de hierro, lámparas industriales y mobiliario en la misma línea son pinceladas tomadas de la estética de este tipo de construcciones. La que eligió José Antonio Menéndez Hevia (Oviedo, 1938), diseñador industrial y arquitecto de interiores, para este espacio, a medio camino entre estudio creativo de trabajo y lugar de descanso.

Cuando lo industrial se reafirma como una de las tendencias en alza este año —como hemos podido apreciar en la reciente edición de Maison & Objet de París—, conversar con José Antonio Menéndez Hevia es un placer muy oportuno. Tras una charla amena y didáctica sobre su dilatada experiencia, nos habla del edificio en el que se encuentra su estudio. Y recalca una particularidad: que al ser proyectado, hace ya 150 años, por un armador de ribera, Óscar Olavarría, y un constructor al uso, sus soluciones arquitectónicas son un híbrido entre lo naviero y lo puramente constructivo. No hay más que ver el hueco de la escalera. Madera, hierro forjado, cercos de sillería de piedra caliza y ladrillo visto macizo para los cerramientos son los materiales empleados. Y han de conservarse íntegramente, porque la casa tiene la máxima calificación —el grado P2—, según el Patrimonio Artístico de la provincia.

En este entorno, José Antonio nos cuenta que ha diseñado unas 3.000 piezas destinadas a la industria o al comercio. El Banco Exterior de España, BBVA, Banco Español de Crédito, Banco Herrero, Grupo Silken, Meliá, Viajes Ecuador o C&A son sólo algunas de las entidades para las que ha desarrollado encargos integrales. Se define como autodidacta y le tocó vivir los albores de lo que ahora se entiende como diseño industrial. «Entonces se acercaba más a lo artístico y buen ejemplo de ello son las realizaciones de Joe Colombo, Tobia Scarpa o Eero Saarinen. El diseño subsiste en todo lo que nos rodea y ha de ser bello porque nos enriquece». Esa sensibilidad hacia lo bien hecho y la frescura de la ingenuidad es lo que le incitan a seguir bebiendo de los grandes maestros del diseño.



Ver más articulos