desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

El ático soñado

La arquitecta e interiorista Ángela Bermúdez firma el proyecto de reforma de este piso que se asoma a los tejados madrileños. Su estilo resume un clasicismo acorde con el edificio que lo acoge, pero aderezado de frescura, juventud y liviandad. Luz y vistas completan la magia.

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos. Texto: Miriam Alcaire. Fotos: Pablo Sarabia 03/04/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



En chaflán, con dos terrazas, un gran balcón... y la ciudad de Madrid a los pies. La arquitecta e interiorista Ángela Bermúdez, responsable de proyectos en la tienda Mestizo, realiza también trabajos propios, como en este caso: la rehabilitación de un fantástico ático que es, además, su vivienda. «Creo que es muy importante que las casas hablen de las personas que las habitan. Amigos que me conocen piensan que la mía es fiel reflejo de mi forma de ser», nos explica. Reformada por completo, la prioridad principal fue poner en valor las cualidades que hacen de ella un espacio diferencial. Se rescataron los radiadores antiguos y se dejaron a la vista los pilares metálicos típicos de la época en la que se construyó la finca (1936), y en los que aún se leen las anotaciones realizadas por los operarios durante la edificación.

Potenciar la luminosidad y la conexión entre exterior e interior fue una de las grandes «obsesiones» de Ángela Bermúdez. La compartimentada superficie original se despejó eliminando tabiques y creando un ambiente diáfano y versátil que acoge las funciones de salón, comedor y cocina, mientras el dormitorio ocupa el área más íntima y tranquila.

Otro punto importante fue la integración de las zonas de almacenaje para conseguir mayor orden y limpieza visual mediante armarios panelados o con puertas de espejo que parecen un soberbio cerramiento de cuarterones. Idéntico criterio se ha trasladado a la paleta cromática, dominada por los neutros –blanco y piedra– con brochazos de colores vivos en el espacio social, a la par que relajantes tonos pastel pintan el privado. En ambos escenarios, la sutileza y sencillez decorativa ofrecen un look fresco y juvenil, trufado de sofisticadas, elegantes y asombrosas notas estéticas.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos