desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

Dos casas de campo unidas en una vivienda con mucho estilo

¿Innovar con un respeto extremo por lo antiguo? Es posible. Así lo muestra esta sugerente rehabilitación de dos casas de pueblo que hacen de la austeridad, virtud.

Nuevo Estilo 15/02/2018
Imprimir
Pantalla completa



Materiales humildes, respeto por la tradición balear y conciencia eco son tres de los pilares sobre los que se asientan los proyectos de rehabilitación que emprende el arquitecto alemán Thomas Wegner. Considerado un experto en recuperar la esencia de las construcciones de la isla de Mallorca, su sello resulta inconfundible. Como en este caso, en el que ha combinado sobriedad, fidelidad al pasado y guiños de puro charme.

El origen de la vivienda actual son dos casas contiguas, situadas en el casco antiguo de Felanitx, que, sin perder su alma, cambiaron los interiores sombríos por luz, las habitaciones pequeñas por ambientes despejados y amplios. Las mejoras de confort que proporciona la calefacción –aquí, por suelo radiante– y las ventanas con cristales dobles hacen innecesario mantener el aislamiento tradicional –pocos huecos en las gruesas fachadas– y el reducido tamaño de las estancias.

El nuevo pavimento de hormigón pulido en tono beis recrea la dorada arena de la playa en ambientes con paredes en un blanco roto que potencia la claridad. En el mismo sentido, los techos, que conservan las vigas de madera originales, se han restaurado y pintado también en blanco. El efecto se refuerza con la transparencia conseguida gracias a la instalación de carpinterías de finos perfiles que permiten, por un lado, introducir luz solar a raudales y, por otro, integrar el verde del exterior. Otra clave de la rehabilitación ha sido la distribución de las dos casas. Una integra las zonas comunes, donde la cocina actúa como corazón que articula la vida en familia, y la otra, por su orientación hacia una calle tranquila, acoge los dormitorios.

La comunicación entre estancias se ha cuidado mucho y obedece a una idea habitual en los trabajos de Thomas Wegner: para que la energía fluya son precisos grandes vanos abiertos. Y en estos cobra un especial protagonismo la piedra de Santanyí, presente en elementos arquitectónicos recuperados como arcos y escaleras, mientras que en la decoración, con notas de granja francesa y cabaña nórdica, resultan decisivas las piezas de mobiliario realizadas a medida por el estudio IP Design.

IDEAS DEL PROYECTO: Thomas Wegner (www.thomaswegner.com)

- Inspiración local. Esta pauta, apreciable en el empleo de materiales y colores, rinde homenaje al entorno de la casa. Ocre, arena y verde se unen al tradicional blanco de las paredes.

- Seña de identidad. Una de las constantes en las reformas que dirige es la presencia visible de restos de la edificación antigua. Así, arcos de piedra o paredes desconchadas quieren ser llamadas de atención sobre la historia de la casa.

- Agrandar e iluminar. La configuración de los espacios responde a criterios de orden y prioridades actuales que valoran y potencian la sensación de amplitud y la luminosidad natural.



Ver más articulos