desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso decorado con elegancia

La formalidad cromática, los acabados impecables y esa sutileza depositada en la mezcla definen el interiorismo que Luis Puerta brindó a esta casa madrileña.

Nuevo Estilo 08/11/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Una base neutra y serena, en este caso constituida por un binomio en tendencia, el blanco roto y el piedra, siempre será un acertado punto de partida a la hora de inventar interiores. Suaviza y calma los contrastes resultantes de la amalgama de piezas con orígenes variados. Una premisa que Luis Puerta aplica siempre en sus trabajos y cuyo éxito comprobamos en este piso madrileño.

En toda su superficie encontramos un estilo muy homogéneo que habla de atemporalidad, aunque delata guiños al pasado. Y es que, además de buscar un fondo unitario, Luis Puerta hizo un especial hincapié en el cuidado de los materiales y las estructuras. Las lamas extralargas de roble que visten el suelo y parecen ampliar los espacios, los rodapiés altos y la carpintería lacada que se funde con las paredes remataron definitivamente la caja. El escenario estaba ya listo para comenzar la última tarea: confeccionar la lista de muebles y caldear la atmósfera con una exquisita selección de tejidos, en su mayoría lisos y en sintonía con los acabados.

El mobiliario contemporáneo –diseños de contornos extralimpios con la impronta del propio decorador– presenta acabados luminosos aunque algo fríos, como el acero y el cristal, que se han caldeado con las tapicerías, en lisos o con dibujos geométricos, y auténticas joyas de anticuario. En resumen, una escueta pero muy sofisticada relación de piezas principales que se dejan acompañar de algún complemento para ganar en singularidad y personalizar.

Otro factor con carga estética en el resultado final fue, sin duda, la colección de arte, cuadros y esculturas que se hacen con el papel protagonista , realzados por el color y acabado de las paredes. Y, como era de esperar, la iluminación se realizó con mismo nivel de exigencia que el resto de los cometidos. Focos empotrados que recorren de forma estudiada cada ambiente, se alían con lámparas de mesa o de pie colocados de manera estratégica para destacar lo más relevantes. Detrás, se percibe la mano de un decorador que sueña con trabajos que emocionen. E, indudablemente, lo consigue.

IDEAS DEL INTERIORISTA: Luis Puerta (Tel.: 659 866 503)
- En el salón: Proyecto en las alturas. En el espacio que comparten vestíbulo, salón y comedor se han realizado foseados en el techo que, junto con las hileras de focos empotrados, subrayan y definen mejor cada uno de los ambientes que integra. Una fórmula estética muy discreta y con excelentes resultados.
- El protagonismo de puertas y paredes. En esa misma área común se han pintado dos tabiques enfrentados en un gris oscuro que eleva la temperatura y añade más sensación de profundidad. Por otro lado, se diseñaron puertas y armarios que alcanzan el techo –puedes verlo en la foto superior–, con lo que se logra un efecto de mayor altura.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos