desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Casa de autor

Una casa cálida y contemporanea

El elevado sentido estético del interiorista y anticuario Lorenzo Castillo se nota en cada detalle de esta vivienda. La combinación de materiales, las piezas escogidas, la paleta de colores... todo destila emoción contenida y una cálida sensibilidad contemporánea.

Nuevo Estilo 04/04/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Cuando en una casa el espacio y la luz natural son perfectos, la decoración luce con un esplendor rotundo. Ese fue el continente con el que se encontró Lorenzo Castillo, quien centró su maestría y gama de recursos en crear una atmósfera llena de sensibilidad y sofisticación. En esta construcción de líneas muy actuales, marcadas por las superficies de piedra, cemento y cristal, la estética buscada requería poner el acento en la calidez, hacer los espacios «apetecibles y siempre acogedores, aunque sin enmascarar sus formas, resaltando los volúmenes, materiales y acabados», explica el decorador.

Para caldear los ambientes y desplegar un equilibrio armónico y sereno como hilo conductor, se recurrió a piezas de procedencias muy variadas. La selección denota un gusto por la mezcla bien meditada, en la que todo encaja, como si unas butacas del siglo XVIII hubieran sido hechas para convivir con las sillas giratorias de oficina de los años 70. Aquí merecen mención aparte los intensos toques de glamour, homenaje a algunos de los diseñadores más exquisitos del s. XX: Tony Duquette, Willy Rizzo, David Hicks, Pierre Lottier... La presencia de sus carismáticas creaciones, por las que Lorenzo Castillo siente pasión, elevan el interés visual de cada estancia.

También se evidencia la mano del decorador en la elección de tejidos –lanas, cachemira, pieles, terciopelos de seda–, que enriquecen los ambientes con sus texturas, así como en un detalle muy efectista: las luces puntuales a base de lámparas con pantallas de tela que matizan la luz creando un grato clima de intimidad. Por su parte, la iluminación general incluye focos empotrados orientables, que dirigen sus haces hacia las obras de arte contemporáneo que pueblan las paredes. Una muy interesante colección de pintura y fotografía internacional, en cuya selección María de Madariaga asesoró a los propietarios. Una vez más, el toque profesional se resume en las dos palabras clave de esta casa: equilibrio y calidad.

IDEAS DEL INTERIORISTA: LORENZO CASTILLO (Tel.: 914 201 991)
- Antigüedades y arte, piezas fetiche. Los muebles antiguos siempre aportan un plus a la decoración, por su belleza y por su bagaje. Introducir también toques nostálgicos del siglo XX, como los adornos de cristal de Murano de los años 50 o mobiliario de oficina de los setenta, por ejemplo, ha sido un feliz acierto. Y, combinados con arte contemporáneo, crean un contraste con efecto que se traduce en equilibrio.
- Un fondo suave y cálido. Los blancos ofrecen multitud de posibilidades para configurar una caja neutra, pero rica en matices. Los tonos cáscara de huevo, porcelana, arena... ponen la base; rojos, naranjas, verdes..., la chispa diferenciadora.
 



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos