desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Fuera normas... Una casa decorada con refinado eclecticismo

Estilo y elegancia confluyen en la reforma de esta vivienda madrileña, proyectada por la interiorista Isabel López-Quesada, donde las reglas brillan por su ausencia y un irrepetible clima ecléctico es el verdadero protagonista.

Beatriz Fabián 08/03/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Destrozada y con una rehabilitación pésima realizada en los años 70, esta casa madrileña del barrio del Senado era, pese a todos sus hándicaps, un bombón. La interiorista Isabel López-Quesada la echó abajo para reinventársela libremente, sin atenerse a reglas establecidas de antemano. Una aventura para la que contó con la completa sintonía de la dueña y para la que se ha valido de conceptos que mezclan eclecticismo, aire cosmopolita y, ante todo, autonomía total. El lujo es que conserva el estilo original del edificio, del s. XVIII, al mantener materiales y elementos arquitectónicos, además de otras joyas como el maravilloso fresco del techo del salón, de un gran valor estético. Los colores de esta pintura, como si hubieran goteado, tienen su correspondencia en el turquesa de los taburetes; el rosa de los cojines; el verde celadón o los tonos naturales.

La distribución tampoco sigue cánones ortodoxos y, para aprovechar la luz de los cuatro balcones, en los extremos del salón se situaron el despacho, abierto a la zona de estar, y el dormitorio principal: «Aquí colocamos unas puertas antiguas de madera y cristal para no perder de vista la chimenea y dar más sensación de amplitud. En la parte más privada de este cuarto está la cama», nos explica Isabel López-Quesada. Dos claves más de su desinhibición creadora son la forma circular que ha dado al espacio del comedor y la moqueta, con un dibujo geométrico de indudable potencia visual. El resultado: un pied-à-terre para una pareja y sus invitados que destila una atmósfera fresca y elegante gracias, sobre todo, a su riqueza cromática y la sofisticación en la mezcla de mobiliario. Puro charme.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: Isabel López-Quesada (www.isabellopezquesada.com)
- Materiales recuperados. Se desmontaron, restauraron y reutilizaron para poner en valor la reforma. Así, las baldosas de mármol y pizarra que estaban en buen estado revisten ahora los suelos del hall, la cocina y el baño; y las puertas, ventanas y contraventanas originales viven una segunda oportunidad.
- Papeles pintados. Su elección fue un factor clave a la hora de crear estancias únicas, con una marcada personalidad.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos