desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Un chalé renovado

Fuera y dentro: la íntima conexión de este chalé catalán con su jardín responde a una estudiada reforma que ordenó los espacios y transformó el exterior en una prolongación natural de la casa.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Los resultados de la renovación de esta vivienda superaron con creces las expectativas de sus propietarios. Y es que no sólo se intervino en su interior para adecuarla a las nuevas necesidades; también se desarrolló un proyecto paisajístico específico, a cargo de Cristóbal Catalán, de Green Line Gardens, para acondicionar el jardín. De la reforma se ocupó Carlos Casado, de la empresa Docasa.

Tanto en la vivienda como en el jardín hay un claro elemento unificador: la madera. Si en el exterior se escogió una tropical –para las vallas, el suelo que rodea la piscina y la plataforma que, vestida con colchonetas, sirve de chill out–, dentro se optó por el parqué de roble, que también se empleó en algunas paredes para dotar a los ambientes de un plus de calidez. La decoradora, Hanna Farrás, además, introdujo soluciones muy ingeniosas. Una de ellas fue hacer del salón un espacio polivalente que cuenta a diario con una amplia zona de estudio que se transforma en comedor cuando resulta necesario. Otra, camuflar los radiadores tras unas celosías pintadas en un suave verde agua. Este tono, presente en la mesa de centro que diseñó la dueña y que marcó la paleta cromática de la casa, también aparece en la tapicería del sofá, las carpinterías, las paredes y el frente que hace de cabecero en el dormitorio principal.

Muebles muy sencillos, de líneas depuradas y vocación contemporánea, piezas encargadas a medida y algún que otro elemento recuperado conforman una decoración cálida y sosegada que convierte al cuadro de Jordi Pallarés que preside el salón en un poderosísimo foco de atracción.

IDEAS DE LA DECORADORA
HANNA FARRÁS (Tel.: 606 846 624)

- Dar continuidad. El revestimiento de madera del exterior tiene su réplica en el interior, donde se usó una ancha tarima de roble en acabado natural, como en ciertas paredes. Así, los ambientes se relacionan visualmente e interconectan de manera muy armónica.
- Redistribuir el espacio. Se ganaron unos metros al salón, que tenía unas grandes dimensiones, y al recibidor en favor de la cocina. Así, ésta pudo ampliarse para disponer de más armarios y de una barra para desayunos o comidas familiares de diario.
Iluminación a medida. El proyecto, que se encargó a Punto Luz, reúne luminarias modernas y con estética de aire industrial. A destacar, el predominio de las lámparas orientables que ofrecen, según la posición dada al difusor, luz directa o indirecta a voluntad.



Ver más articulos