NuevoEstilo

Un chalé en el centro de Madrid: Calma en la ciudad

Un gran patio ajardinado que antecede a unos interiores equilibrados obra el milagro, que los interioristas Mónica Andina y Fernando Tapia han obrado poniendo cabeza y corazón a partes iguales.

Nuevo Estilo 03/10/2013
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



En una de las deliciosas colonias con chalés de mediados de siglo que aún subsisten en Madrid, Mónica Andina encontró su casa. Y fue ella quien junto a su socio, Fernando Tapia, con el que dirige el estudio de interiorismo Andina & Tapia, reconvirtió la construcción en un hogar imaginativo y muy vivido.

La reforma se centró en potenciar aquellas cualidades que aportaban carácter a la vivienda. Mónica quería, además, espacios amplios y abiertos para disfrutarlos en familia y con amigos, y un estilo fresco y sencillo. La buena distribución existente no hizo necesarias grandes intervenciones, pero sí se replantearon por completo la cocina y los baños. También se transformó en dormitorio principal, con vestidor y baño propio, la planta superior, una superficie enorme y plena de luz, con acceso a una pequeña terraza, que el anterior propietario utilizaba como estudio de pintura. Esta estancia refleja a la perfección el eclecticismo estético que domina en los interiores. Así, el suelo de cemento se pintó de un llamativo verde esmeralda que cede su lugar en otras estancias a la madera o la piedra de Campaspero. Esta se encontraba en el pavimento original de la casa, que se conservó por su calidez y luminosidad.

En la planta baja, las áreas comunes se comunican sin puertas que separen las diferentes zonas, definidas mediante recursos distributivos y cromáticos. El salón continúa en un patio ajardinado diseñado por las paisajistas Benavides y Laperche, un oasis que aísla la casa del bullicio urbano. Este sosiego, sin embargo, no está reñido con el dinamismo general, resultado de la mezcla de colores y materiales –madera, piel, cristal, metal, ratán–, y de textiles y muebles de distintas épocas y procedencias. Algunos de ellos van formando la identidad familiar según viajan de casa en casa: «Parte de la magia de montar una vivienda surge cuando los objetos, los muebles, los cuadros... encuentran un nuevo espacio donde encajar y adquieren así otra entidad», explica Mónica. La misma magia que desprende este paraíso verde en medio de la ciudad.



Comentarios

Más Casas con estilo




Ver Todos