desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Marbella

Un chalé con diseño fresh

Una familia belga pasa (y disfruta) sus vacaciones en esta grata vivienda marbellí. Materiales, texturas y paleta cromática se alían para crear espacios diáfanos, ultrarrelajantes y luminosos, que invitan a la paz interior... y con unos exteriores ¡de fábula!

Realización: Cristina R. Afán de Ribera. Texto: Beatriz Fabián Fotos: Martín García 07/08/2015
Imprimir
Pantalla completa



El sueño se hizo realidad. Vivir en Bélgica y descansar en Marbella –están enamorados del brillo luminoso de la Costa del Sol– era el binomio ideal para los propietarios de esta casa unifamiliar de factura contemporánea. La construcción, limpia de formas y adornos, corrió a cargo del equipo de arquitectos de la empresa Iddomus, una inmobiliaria que opera en la zona y que se encargó también de ejecutar el proyecto. La dueña, junto con la interiorista Nezha Kanouni, ideó una decoración basada en tonos naranjas, ocres y naturales que dulcifican el minimalismo de la arquitectura, cuyo principal objetivo fue aprovechar al máximo la luz natural. Bajo esta condición, la distribución de su superficie es totalmente diáfana.

En la planta baja es donde se aprecia mejor esta organización open plan: el amplio salón comparte espacio visual con la cocina para que estar trabajando se entremezcle con la tertulia pausada. Los grandes ventanales abiertos al porche, primero, y luego al jardín y a la piscina, logran fluidez de movimientos dentro-fuera para desenvolverse con total libertad. En la planta superior, a la que se accede por una escalera camuflada tras un paramento de suelo a techo, se encuentran los tres dormitorios, el principal diseñado en modo suite, con vestidor incluido. Maderas recicladas, paredes encaladas en blanco y suelos de origen marroquí ganan aún mayor valor estético, si cabe, gracias a la elección de grandes cristaleras y ventanas fijas panorámicas –como la de la cocina–, que permiten disfrutar del paisaje en todo momento. Una excusa más para pasar en esta villa el mayor tiempo posible.

IDEAS DEL PROYECTO: Iddomus (www.iddomus.com)
Las paredes. El acabado elegido, la cal blanca, enlaza con la raíz de una casa del sur de España. Le da un sabor auténtico, refleja la luz y contrasta con la carpintería de las ventanas.
Los pavimentos son espectaculares. El salón se ha solado con anchos tablones de madera de roble reciclada, procedentes de una antigua iglesia de los Alpes suizos, y la cocina y el baño principal, con bejmat y zellige: piezas de cerámica marroquí de pequeño formato, realizadas a mano en antiguos alfares.



Ver más articulos