desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una casa clara y serena

Carpintería, techos, paredes, tejidos... Toda la casa se vistió de blanco con el fin de lograr un escenario claro y sereno. El fondo ideal para componer un romántico collage con muebles muy especiales.

Nuevo Estilo 15/11/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Una casa clara y serena

La luminosidad de su interior, los grandes ventanales, la tarima de largas lamas en el suelo, el encanto que desprenden muchas de las piezas y, sobre todo, esa sensación de amplitud... Cualquiera pensaría que se trata de una bucólica vivienda de campo, pero lo cierto es que esta casa se rodea de edificios palaciegos, museos y calles estrechas y pintorescas del corazón de Madrid. Estamos en un fabuloso ático, resultado de la unión de dos viviendas: "Mi familia creció -explica la dueña- y en cuanto nos enteramos de que el piso de enfrente se ponía a la venta, no lo dudamos: decidimos comprarlo para unirlo al nuestro."

Había que convertir dos viviendas, ambas de dos plantas, en una sola. Una tarea compleja que encargaron a los arquitectos Miguel Kreisler y Ángel Jaramillo. Ellos, a la hora de plantear la nueva distribución, decidieron derribar únicamente los tabiques que separaban los pisos. No fue necesario realizar muchos más cambios, ya que el espacio cubría las nuevas necesidades. Incluso se dejaron las dos escaleras originarias. Sí tuvieron, en cambio, que eliminar falsos techos para igualar la altura en algunas estancias; cambiar suelos y pintar con el fin de unificar, así como restaurar los marcos de las ventanas y las puertas de paso. La dueña tenía claras sus preferencias: le apetecían espacios muy limpios, con aire actual pero sin perder la esencia clásica de la arquitectura. Por eso decidió vestir la casa de blanco, bien con pintura o con paneles de madera lacada. El suelo, sin embargo, lo cubrió con una madera de ipe tintada y barnizada que, además de aportar un toque de modernidad, refuerza la luminosidad de los interiores. En definitiva, elegantes acabados que crean una estética de reminiscencias francesas rebosante de encanto y placidez.

Y llegó la hora de decorar cada estancia. El objetivo consistió en combinar de manera eficaz una selecta lista de piezas: antigüedades de la familia o de nueva adquisición, muebles de línea clásica, diseños emblemáticos de principios y mediados del siglo XX, elementos de aire retro... Se buscaron tejidos ligeros, neutros y extrasuaves que pudieran servir de nexo entre los distintos ambientes; detalles que fomentaran la sensación de hallarse en una atmósfera romántica, casi fuera del tiempo, y lámparas de distintos estilos que unas veces se utilizaron para dar homogeneidad al conjunto y otras para todo lo contrario: crear un enriquecedor contraste de épocas y estilos.

IDEAS DEL PROYECTO- Equilibrio y unidad. Apostaron por un interior homogéneo, con una absoluta unidad cromática a través de una medida lista de calidades. Al crear un fondo neutro y equilibrado, se obtiene más libertad a la hora de proponer una decoración ecléctica.
- Con espíritu vintage. La mezcla de estilos diferentes, como el retro con el de Alta Época, y la combinación de materiales, como la madera natural y el plástico, confiere a los ambientes un aire mix muy a la última. El éxito de la mezcla estriba en escoger un reducido y selecto conjunto de piezas para cada espacio.
- Toques femeninos. En muchos de los rincones puedes encontrar piezas de cristal, como lámparas, ánforas o vitrinas, que ofrecen un aire muy sofisticado. También los cojines en distintos tonos fresa y a rayas aportan un toque juvenil y lleno de frescura.



Tags: Blanco, Casa y Madrid.

Comentarios

Publicidad


Ver más articulos