desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Casa y showroom de Antiq-BR: Dar en el blanco

Lo han logrado de pleno en este piso antiguo del centro de Madrid. Cuca Riera y Pep Boixader, propietarios de la firma Antiq-BR, han creado interiores bellos, sencillos y con mucho encanto en su casa, que es también showroom y taller.

Nuevo Estilo 22/07/2013
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



IDEAS DE LOS ANTICUARIOS: Cuca Riera y Pep Boixader (Tel.: 639 652 921. www.antiqbr.com)
 Antigüedades y confort. Crear espacios bellos e incorporar piezas de anticuario en ambientes que también deben ser cómodos y funcionales han sido los máximos objetivos a la hora de plantearse los interiores, en los que el concepto “vivir la casa” es valor prioritario.
 Blanco sobre blanco. Domina las estancias en busca de paz y luz. El look inmaculado que unifica el showroom y el espacio privado es aún más intenso en este último, donde el suelo original se cambió por una tarima pintada de blanco y los textiles también son de este color.

Forman un equipo polifacético y compenetrado en lo profesional y en lo personal. Cuca Riera y Pep Boixader comparten cuatro hijos y un negocio: Antiq-BR, espacio dedicado a las antigüedades europeas de los siglos XVIII y XIX –francesas, italianas y suecas casi exclusivamente–. En el centro de Madrid tienen su cuartel general, que, además, es su vivienda particular y el lugar donde la componente femenina de este creativo tándem ha instalado su taller textil. El amplio piso en el que se concentra toda la actividad es perfecto para dedicarlo a usos tan versátiles gracias a una magnífica distribución y a los bellos acabados antiguos, que sirven de marco propicio: el pavimento es una tarima de pino de finales del siglo XVIII en el área dedicada a showroom, y las paredes y altísimos techos están ornamentados con molduras de escayola. Una caja luminosa y diáfana, idónea para dar cabida a joyas de mobiliario, espejos, objetos decorativos, unos maravillosos chandeliers... Todas ellas piezas singulares, con carisma, que conservan la policromía de la época, adquiridas por los anticuarios por su belleza o interés. «Solo compramos lo que nos gusta», explica Pep Boixader.
La integración de las antigüedades no está reñida, sin embargo, con un interiorismo cómodo y sencillo, que respira sosiego y luz gracias al color blanco y a los tonos claros elegidos como fondo y elemento reiterado en las estancias. Simplicidad, equilibrio, naturalidad: los textiles ideados por la propietaria refuerzan estos conceptos. Su firma, Ana & Cuca –cuyo primer nombre es un homenaje a la benjamina de la familia–, utiliza telas y linos antiguos, también de los siglos XVIII y XIX, que, después de un proceso de recuperación totalmente artesanal, reconvierte en plaids, cojines, fundas nórdicas, bolsos... una producción a pequeña escala que consigue piezas casi únicas. Como única es esta vivienda en la que se trabaja y se crea, pero, sobre todo, se vive.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos