desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

Esta casa de vacaciones sorprende con un punto de locura

En el noroeste de Mallorca se esconde un lugar extraordinario, una casa neorrural, con un punto extravagante, grandes dosis de arte y un entorno de impresión. Esteban Matera es el autor de la decoración.

Concha Pizarro. Fotos: Montse Garriga 23/05/2019
Imprimir
Pantalla completa



En verano, esta vivienda cobra, si cabe, aún más vida. Sale de su letargo y abre ventanas y puertas para llenarse del olor a mar y del aire fresco de la sierra de Tramuntana. El interiorista Esteban Matera recibió el encargo de convertirla en un rincón de descanso para su actual propietario, un hombre de negocios suizo que pasa todo el año viajando por motivos de trabajo. El cliente buscaba vistas al mar, naturaleza y un edificio con alma. Lo encontró al noreste de la isla, una zona casi salvaje. «Para asegurarse una total tranquilidad, compró los terrenos adyacentes a ambos lados de la finca. Así, tiene la paz que anhelaba para relajarse y disfrutar de la familia», explica el decorador.

La casa, que había sido construida en el año 2000, se encontraba en buenas condiciones y la premisa fue hacer la menor obra posible. Lo que más deseaba el dueño era un interior muy conectado con el exterior. Y esto ya venía dado. Por ejemplo, la zona de salón tiene hasta cinco puertas acristaladas que miran hacia la piscina, el mar o la montaña.

Otra petición –y no menos importante– fue crear un marco idóneo para resaltar su colección de arte moderno, antigüedades y piezas étnicas. Una inesperada galería particular, donde se pasa de Bali a Sudáfrica, de Marruecos a China o a Japón. El blanco en paredes y techos, y un suelo en tono arena garantizan que nada les hace sombra y contribuyen a resaltar los colores y la fuerza de algunas de las obras, como las armaduras de samurais del s.XVII, que requerían un sitio de honor. «El propietario posee un criterio especial para comprar arte –asegura el interiorista–. Solo elige aquello que le provoca sorpresa y misterio».

Los tesoros artísticos conviven de forma natural con un mobiliario procedente en su mayoría de la tienda que Esteban Matera tiene en Mahón, The Family. Las piezas las encuentra en rastrillos –como la inquietante cabeza de tiburón, de origen desconocido– y talleres artesanos, o llevan la firma de grandes maestros del diseño del s.XX: Saarinen, Panton o Raymond Loewy, al que debemos el logo de Lucky Strike y muchos objetos de Coca-Cola. Un electicismo deslumbrante y evocador.

IDEAS DEL PROYECTO: ESTEBAN MATERA Tel.: 609 694 099. esteban@thefamily.es

- El broche perfecto. La pintura contemporánea, grandes piezas de diseño y el mobiliario mallorquín que encuentra en la isla y va recuperando son su triángulo deco.

- El exterior en el interior. La casa se vuelca hacia el mar y la montaña. La quietud del campo entra a través de grandes cristaleras y porches.



Ver más articulos