desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Cádiz, España

Una casa en Sotogrande bohemia... ¡Y olé!

El crisol de estilos de este refugio de verano en Sotogrande da fe del alma viajera de Anouk de Gruyter, su dueña. Una singular impronta boho, que alcanza en los interiores su punto álgido de sofisticación.

Realización: Amaya de Toledo. Texto: Miriam Alcaire Fotos: María Primo de Rivera 09/08/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Gusto por lo natural. El olivo, el alcornoque, la parra... a su sombra se han dispuesto los espacios abiertos de esta casa andaluza –gaditana para más señas–, aunque también cien por cien cosmopolita.

Como su dueña y decoradora, la holandesa Anouk de Gruyter, propietaria asimismo de una tienda de muebles y complementos en Sotogrande de la que proceden muchas de las piezas con que está equipada. Es una vivienda «acogedora, luminosa, ecléctica», nos dice.

Cierto, punto por punto. Acoge en el amplio sentido de la palabra, ya que se trata de una residencia destinada a invitados, proyectada por el estudio de arquitectura de Eduardo Dorissa y Gonzalo Vidal. Inundada de claridad, reivindica su acento local con elementos vernáculos –paredes encaladas, techos de vigas de madera, suelos de barro–, pero el interiorismo refleja un mestizaje universal en cuanto a épocas y procedencias inspirado en el estilo wabi-sabi, que Anouk adapta al suyo propio con el uso, entre otras herramientas estilísticas, del color. Hay aquí antigüedades y muebles modernos; elementos de líneas rústicas y también contemporáneas. Y piezas de diferentes puntos cardinales: mesas belgas y francesas, lámparas y sillas vintage de origen danés, detalles balineses...

En el jardín se han creado rincones recoletos y relajantes zonas de porche. Bien sombreados, invitan a la charla, a compartir una comida o, simplemente, a la contemplación, porque este es un refugio familiar, pero siempre abierto a los amigos por vacaciones... y durante todo el año.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos