desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

Una casa sostenible e integrada en el entorno

A los pies de la sierra de Tramuntana, esta finca mallorquina es ejemplo de sostenibilidad e integración en el entorno. El proyecto refleja el hondo afecto de sus propietarios por la naturaleza de la isla y por su extraordinario acervo cultural.

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos. Texto: Miriam Alcaire. Fotos: Montse Garriga 17/07/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Infinitos matices pintan el campo de Son Brusque con la apoteosis cromática del atardecer (l’hora baixa). Tan poderoso reclamo atrapó la voluntad de los propietarios de esta finca –con seguridad, una antigua alquería árabe–, que la encontraron en estado de total abandono. Decidieron convertirla en una possessió desde el más absoluto respeto a la tradición constructiva mallorquina. El alma mater del proyecto de rehabilitación y ajardinamiento, Luis Sánchez-Merlo Ruiz, contó para la ejecución de sus distintas fases con los arquitectos Emili Sagristà, José García-Ruiz y Antoni Gomila, y con los paisajistas Gabriel Homar, Joan y Pep Seguí, y Jorge Veliz.

La vivienda mantiene la estructura típica de la isla: la clastra –patio inicial, abierto y empedrado–, ventanas rectangulares con contraventanas encuadradas por sillares de arenisca y alféizares en piedra caliza, puertas de madera de norte viejo, porches, cubiertas con teja árabe... En el interior también se han reproducido elementos arquitectónicos autóctonos. Sin embargo, la distribución es moderna, de estancias grandes y luminosas, y con un mix de muebles actuales y otros de anticuarios y mercadillos. Destaca el gusto por el arte contemporáneo, con una interesante colección de pintura.

El “jardín agrícola” es tan importante como la propia casa. Se hizo una inmensa plantación de olivos, frutales y almendros, y se ha cuidado al máximo la creación de un diseño armonioso. Paseos de glicinias, cenadores con naranjos, patios de almeces, campos de lavanda... un verdadero oasis en el centro de la isla.

IDEAS DEL PROYECTO

Simbiosis con la naturaleza. El conjunto, casa y jardín, se integra en el paisaje formando un todo. Se han sembrado cientos de árboles y variedades mediterráneas, y un huerto para autoabastecimiento.

Serenidad herreriana. La preocupación por la amplitud y la búsqueda de la belleza se reflejan tanto en el exterior como en los interiores, que son austeros, luminosos e invitan a la vida contemplativa.

Rasgos autóctonos. La ambientación rústica, que pone en valor el trabajo de los artesanos locales con un punto espontáneo, encuentra el contrapunto en las obras de arte contemporáneo, de distintos formatos.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos