desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Segovia

Una casa en contacto con la naturaleza

Esta casa, tan personal, nace de un profundo amor al campo, a las raíces familiares, a los recuerdos que son tesoros y a la tranquilidad. Enclavada junto a un parque natural y a orillas del río Cega, en la provincia de Segovia, se ha convertido en el refugio soñado por sus propietarios.

Nuevo Estilo 07/01/2015
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La fotógrafa Clara Tassara y su marido se enamoraron de esta casa, que había pertenecido al cura de un pequeño pueblo segoviano, la compraron en ruinas y la rehicieron prácticamente desde cero, partiendo de los muros de piedra originales. El entorno idílico –«desde nuestro cuarto suelo ver corzos, buitres, águilas», nos comenta– y el amor de toda la familia a la naturaleza y a lo rural ha hecho de ella el hogar de fines de semana y vacaciones. Incluso durante dos años fue su vivienda habitual cuando sus hijos aún eran pequeños. 

Con la idea de tener siempre invitados y de que los niños pudieran ir con sus amigos, la casa dispone de generosos dormitorios y, en la planta baja, acoge un gran espacio abierto con dos ambientes de salón y un comedor. La doble altura del techo potencia la sensación de amplitud. También aquí se ubica la cocina y un cuarto de juegos. 

La distribución se ha hecho pensado en el confort, pero sin perder nunca de vista el aspecto estético, tan importante en la profesión de Clara, y el tributo al campo: «Me encanta el color de esta piedra caliza, que es de la zona, tiene un matiz rosado que hace que todos los cuartos donde la hemos dejado a la vista ofrezcan un aspecto acogedor. Las puertas de los armarios de los dormitorios son un diseño mío, inspirado en los gallineros, con tablones muy veteados y tiradores de cuerda». 

En la decoración dominan los elementos naturales y la mezcla de épocas. Así, por ejemplo, los grifos con aire vintage y muchos muebles antiguos se trufan con piezas actuales y de estilo moderno, logrando un gran dinamismo. Entre las piezas favoritas de Clara Tassara están, por supuesto, las de principios de siglo que fueron de su familia, pero también las de anticuarios locales y almonedas madrileñas tienen aquí su sitio. En cuanto a los colores, el mix elegido impregna el ambiente de una paleta de armoniosos y sosegados tonos que tienen mucho que ver con el paisaje del lugar. 

IDEAS DEL PROYECTO.
- Homenaje al entorno. Los materiales utilizados se han elegido en consonancia con la zona y con la casa. El cemento pulido del suelo aporta el encanto de este acabado tan tradicional y a la vez modernísimo. Las paredes son de hormigón mezclado con cal.
- Decoración ecléctica. Con el bienestar como bandera, los elementos naturales –madera, barro, cristal, corcho...– y los colores bien conjugados son las cualidades perfectas para conseguir armonía y ambientes con charme que potencien lo campestre y acogedor.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos