desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Espacios dulces y femeninos en una casa con patio

Con toda libertad, así circula el torrente de luz natural en este chalé madrileño y así se organizan sus espacios. El mejor punto de partida para una decoración actual y llena de ritmo, firmada por Mónica Bustamante.

Mónica Corredera. Fotos: María Primo de Rivera. 04/11/2019
Imprimir
Pantalla completa



Hay experiencias en la vida que nos marcan y dejan en nosotros un grato recuerdo. Eso fue lo que le ocurrió a la interiorista Mónica Bustamante cuando le encargaron el trabajo de decorar esta vivienda unifamiliar en el centro de Madrid.  Acababa de inaugurar su propio estudio, por lo que se convirtió en su proyecto de debut como profesional volando en solitario. Cuando entró por primera vez en la casa, quedó cautivada por unos interiores que rebosaban luz y serenidad: «Me propuse crear espacios únicos, teniendo muy presente quién iba a vivir en ellos, de qué forma disfrutarían de cada rincón, cómo iban a habitar cada estancia y sentirla...». ¡Y lo consiguió! Una vivienda luminosa y acogedora, con alma, es el resultado.

Parte de la responsabilidad de este éxito le corresponde a los arquitectos Fernando Acuña y Ana Ferrer, que habían llevado a cabo una reforma integral del chalé. Para ellos, el objetivo fue conseguir una distribución cómoda e inteligente, con diferentes zonas abiertas e integradas. Nada más comenzar su labor, la decoradora se dio cuenta de que su visión de los interiores conectaba de pleno con el trabajo previo realizado en la rehabilitación. La casa está llena de espacios limpios y depurados, en los que la luz circula a su libre albedrío. Aunque el color blanco en paredes y techos fue uno de los recursos elegidos para definir la decoración, se buscaron también elementos de contraste, como el atractivo y elegante azul que viste las paredes del salón y el despacho (el tono Hague Blue, de la firma Farrow & Ball), o el papel pintado de Coordonné para la zona de estar, con sus flores y pájaros de look oriental. Precisamente este rincón es uno de los favoritos de Mónica Bustamante. Pensado para el relax, se conecta con el comedor y la cocina en un ejercicio de impecable integración: los ambientes están comunicados, son abiertos, multifuncionales y tienen sentido, perfectos para disfrutar a solas o en familia, o para recibir a los amigos.

Siguiendo este esquema de apertura y libertad, se planteó un interiorismo fresco y acogedor, pero a la vez potente, donde pudieran mezclarse con naturalidad muebles contemporáneos, piezas de anticuario y arte actual. La colección de cuadros de los dueños se convirtió en el complemento para rematar una estética elegante y llena de sorpresas. 

 

IDEAS DEL PROYECTO: MÓNICA BUSTAMANTE estudio@monicabustamante.es

Textiles ad hoc. Son el elemento perfecto para añadir comodidad y elegancia a los ambientes. Blancos y ligeros los estores de las ventanas, contrastan con los tejidos ricos y con cuerpo de las tapicerías.

Mix de materiales y texturas. Tanto en las superficies como en los muebles y complementos. Madera, cristal, mármol, hierro... componen un sugerente repertorio que añade dinamismo a los ambientes.

Realización: Amaya de Toledo. 



Ver más articulos