desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Una casa minimalista abierta al exterior

Esta casa mallorquina se ha concebido como un elogio al paisaje mediterráneo. Interiores amplios y sencillos, con el blanco como protagonista, que se abren al exterior a través de grandes cristaleras y lucernarios.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Sencillez en la distribución de los espacios y mucha luz. Esas fueron las principales bases conceptuales que siguió el promotor y su arquitecta Neus García Iñesta al idear y levantar esta casa en Mallorca. El resultado fue una vivienda de esencia minimalista, que deja todo el protagonismo al espacio en sí mismo. Las normas fueron sencillas y efectivas: pocos elementos y simples, predominancia del color blanco, doble altura en algunas zonas para conectar visualmente las plantas, el mínimo de puertas y, las que hay, correderas «invisibles» o bien enrasadas, sin manillas ni marcos, de L’Invisibile.

Un conjunto en el que se ha buscado la comodidad sin trabas a través del uso de la tecnología y de soluciones de domótica –la mayoría de la firma Ingenium, de Eléctrica Planells–, como el sistema de aspiración centralizada. La distribución, igualmente funcional, se desarrolla en tres plantas. En el sótano se encuentra la zona de servicio y una amplia sala multiusos para ocio. La planta baja la ocupan un gran espacio abierto que comparten salón, cocina y comedor, la habitación principal –tipo suite–, el despacho y un cuarto de invitados. Arriba, otros dos dormitorios –con estudio y baño– y una sala de estar. Como colofón, el jardín y la piscina, que se funden con los interiores como una estancia más.



Ver más articulos