desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

En esta casa encontramos luz natural a raudales y grandes dosis de personalidad

Si por algo se caracterizan los proyectos de la interiorista Lola Carrillo, es por concebir unos espacios dotados de carácter que van más allá de las tendencias.

Aránzazu Díaz Huerta. Fotos: Alfredo Ezquerra. 08/06/2019
Imprimir
Pantalla completa



El reto decorativo de esta vivienda de tres plantas con más de 300 m2 de superficie, ubicada en una zona residencial de Madrid, era crear ambientes únicos e individualizados que respetasen el concepto de ''continuidad arquitectónica'' del edificio. Basándose en tres premisas: máxima calidad, exhuberancia de la luz, y el uso del hormigón visto; la decoradora Lola Carrillo logró reinventar los espacios aportando su huella personal, y transmitiendo las necesidades de su propietaria con un estilo elegante que incorpora las tendencias internacionales, apostando siempre por la vitalidad y el protagonismo del color.

Calidad máxima. Desde la arquitectura hasta su construcción, los materiales de esta vivienda son de una calidad máxima (carpintería de roble americano, suelos radiantes-refrigerantes, dobles acristalamientos con componentes térmicos). Las elecciones decorativas siguieron en todo momento el nivel de exigencia en acabados y selección de materiales.

Exhuberancia de luz. La vivienda se concibe como una continuidad entre el interior y el exterior de tal manera que desde cualquier estancia de la vivienda siempre puede contemplarse el exterior. Fue preciso un cuidado trabajo para matizar la abundancia de luz natural de forma que aprovechando su riqueza, hiciera posible la funcionalidad de cada espacio.

Hormigón visto. El elemento más característico de la vivienda es la presencia en todas sus estancias del hormigón en el techo: losas macizas de hormigón pretensado con soportes de hormigón armado y acero laminado.

http://www.carrillo.es/



Ver más articulos