desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una casa alegre y decorada con piezas emotivas

Una vivienda amplia, con un cuidado jardín y de espacios ultraconfortables. La casa de la decoradora Celia Gómez Puerta reúne todo lo que siempre deseó para disfrutar con su familia.

Míriam Alcaire. Fotos: Patricia Gallego. 23/07/2019
Imprimir
Pantalla completa



Cero ostentosa, sin pretensiones, salvo hacer felices a los que viven y crecen en ella. Así describe su casa Celia Gómez Puerta, que reside en este unifamiliar a las afueras de Madrid junto a sus tres niños pequeños y su marido. Lo encontró precisamente él navegando por internet. Un diamante en bruto, «brutísimo», remarca la interiorista para describir el estado desastroso en el que se encontraba tras años de abandono. Ella misma proyectó la reforma del edificio, del que solo se conservó el cascarón; el resto fue transformado por completo con el criterio prevalente de ganar luz –se abrieron nuevas ventanas y se ampliaron las existentes– y disfrutar cada metro cuadrado al máximo: «Aquí no encuentras el salón para los domingos, no hay un espacio bonito sin más. Queríamos un hogar que reflejase nuestro carácter familiar, acogedor, vital y divertido».

Ese principio guía la decoración, ecléctica, aunque muy estudiada y coherente. Hubo que integrar piezas de mobiliario de su anterior residencia, de gran valor estético o emocional, y completar con otras nuevas: «Fíjate en las celebrities y sus outfits, ¿no es lo más que mezclen jeans de Zara con zapatos de Laboutin?, pues en mi casa pasa algo parecido con los muebles».

La paleta de color armoniza esta disparidad: una base neutra en paredes, techos y suelos contrasta con ventanas de perfiles negros que introducen el jardín en los interiores. Toda una fiesta para la vista. Y es que enfatizar la riqueza sensorial para lograr ambientes superconfortables forma parte del modus operandi de la propietaria. La elección de revestimientos es muestra de ello. Para los pavimentos se optó por tarima laminada de Gunni & Trentino, mientras que mármoles blanco pulido calacatta y negro Marquina visten los baños. También los suaves terciopelos –en dorado, topo, azul, negro– envuelven los espacios con calidez. Celia Gómez lo resume: «Más que un estilo decorativo, he buscado transmitir un modo de vida. Es mi idea de lo que debe hacer el interiorismo por las personas».

Realización: Beatriz Aparicio. 



Ver más articulos