desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una casa llena de vitalidad y estilo

La operación de restyling que ha vivido este chalé ha sido un éxito. Sin mover un tabique ni levantar el suelo, el toque mágico del estudio de interiorismo Melián Randolph le ha devuelto la juventud perdida y una resplandeciente (y contagiosa) alegría.

Realización: M. Ruiz-Mateos. Texto: Pilar Barrio. Fotos: Pablo Sarabia 09/10/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Lograr mucho con poco. Este es el deseo de todo aquel que acomete una puesta a punto de su casa, un lavado de cara que le dé una nueva y rejuvenecida imagen. En este chalé, situado en una zona residencial de Madrid, parecía que la vida se hubiera detenido varias décadas atrás. La decoración, obsoleta en muchas de sus estancias, necesitaba un giro que las situara en la actualidad.

El estudio Melián Randolph, encargado de la renovación, transformó los ambientes anticuados en radiantes espacios contemporáneos y respetó los que se encontraban en buen estado, como la cocina y el aseo, aprovechando, además todos los elementos posibles. Así, sin realizar ninguna obra, las interioristas Victoria y Sylvia Melián han hecho gala de su elegante maestría, valiéndose de pintura y textiles, escogiendo un mobiliario ecléctico y atemporal, y disponiendo una distribución extraordinariamente confortable.

En el restyling, el salón se pintó de blanco y también la librería, que antes tenía aplicaciones y molduras doradas sobre la madera. Con este gesto, se ganó luminosidad, frescura y, además, se cedió el protagonismo cromático a los verdes del jardín, que entran a placer por los ventanales, orientados hacia el porche y la piscina. En un equilibrado juego de tonos, los vibrantes rojos de las alfombras tienen su contrapunto en los azules de algunas tapicerías. También en el salón crearon, como deseaba el propietario, diversos ambientes –estar, lectura y trabajo– y, comunicado con este por una generosa corredera, situaron una sala de televisión provista de un cómodo chester.

El gusto exquisito y la pasión por el arte de las hermanas Melián Randolph se palpan sobremanera en el comedor y en el dormitorio principal. En este último, las gamas tostadas crean una atmósfera íntima y cálida, aligerada por los textiles blancos –a destacar las dos alfombras bereberes con rombos de diferentes tamaños– y por la presencia del panel de estética oriental pintado ex profeso. Lo dicho: con poco se ha llegado verdaderamente lejos.

IDEAS DE LAS INTERIORISTAS: MELIÁN RANDOLPH (melianrandolph.com)

- Conservar lo válido. Una premisa eco, de aprovechamiento de recursos, aplicada en piezas de mobiliario que se han modernizado –las mesillas del dormitorio, la librería– y en algunas habitaciones que, por su buen estado, no se han tocado.

- Muebles a medida. Con diseños suyos en muchos casos, se adaptan perfectamente al espacio y añaden un punto de exclusividad, de elemento único, que marca la diferencia.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos