desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Rossum (Holanda)

Una casa junto al rio

En la localidad de Rossum, al sur de Holanda, esta casa rodeada de un jardín-joya representa el idílico contrapunto al frenético ritmo de vida de sus propietarios. Aquí, el fundador de la firma de cosméticos Rituals y su familia practican una filosofía slow, con la naturaleza como referente.

Nuevo Estilo 25/03/2019
Imprimir
Pantalla completa



Nos enamoramos de la zona y de la casa», afirma con rotundidad Raymond Cloosterman. El fundador de la firma de productos para el cuidado personal y para el hogar Rituals comparte este sentimiento con su mujer: ambos encontraron la vivienda en ruinas hace quince años, cuando aún no habían nacido sus cuatro hijos. En aquel momento ejecutaron una reforma básica con un buen profesional. Pero hace solo dos años les surgió la posibilidad de comprar más terreno y construir una planta extra para cubrir las necesidades de una familia que había crecido y para alojar a los amigos en sus visitas a Rossum.

La renovación, que esta vez fue integral, se dejó en manos del prestigioso arquitecto y paisajista Bert Huls, quien llevó a término un proyecto de conservación de la estructura original y remozó por completo los interiores siguiendo los deseos de los propietarios. La casa –amplia, serena y llena de luz– parece flotar sobre el agua del apacible canal. Grandes superficies acristaladas y porches la abren por entero al fascinante jardín, con zonas muy bien diferenciadas, praderas verdes y macizos de flores que llenan cada uno de los rincones.

Para la decoración se “fichó” a Eric Kuster, interiorista alemán que sabe equilibrar a la perfección estilos clásicos y modernos, cuyo trabajo expresa «una actitud lujosa y urbanita», en palabras de Raymond Cloosterman. Estos criterios se reflejan en unas estancias elegantes, naturales, con un punto de refinamiento...,  pero ante todo muy cómodas: «Queríamos un hogar para vivirlo plenamente, que fuera como una segunda piel en la que estar a gusto, no un museo».  El resultado es este refugio acogedor donde se pasan los meses más fríos junto a la chimenea, con la música del piano de fondo y la atmósfera íntima creada con los bodegones de velas dispuestas aquí y allá... Cuando llega el buen tiempo, la vida se traslada al jardín de este enclave mágico que, ciertamente, enamora. 

IDEAS DEL PROYECTO
- La elegancia de la sencillez. Valores esenciales como naturalidad y confort sientan las bases para obtener un gran resultado estético que, al mismo tiempo, respira charme y refinamiento. Esto se debe al impecable manejo del color, la utilización de materiales nobles y un equilibrado estilo clásico renovado con ciertos guiños étnicos.
- El jardín en la casa ¡y viceversa! Grandes ventanales, espacios acristalados a modo de invernaderos y alusiones continuas a la botánica –plantas ornamentales, buqués de flores, troncos y raíces de árboles–sumergen los interiores de la vivienda en el magnífico jardín, cuidado hasta el extremo para conseguir que la simbiosis dentro-fuera sea total.



Ver más articulos