desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Ibiza, España

La metamorfosis de esta fantástica casa ibicenca ha sido radical

Carmen Straatsma da una vuelta de tuerca al estilo ibicenco en esta construcción cercana a San Antonio. Una decoración contemporánea muy fresca, trufada de notas étnicas y del rústico más cool, ha sido la fórmula.

Míriam Alcaire 06/08/2018
Imprimir
Pantalla completa



La metamorfosis de esta fantástica casa ibicenca ha sido radical. Era una de esas típicas fincas de los años setenta situada en un enclave privilegiado, en medio del campo y con vistas al mar, pero a solo dos pasos de la trepidante vida nocturna del pueblo de San Antonio. La empresa Blakstad Design Consultants, especializada desde hace décadas en la rehabilitación de construcciones tradicionales en la isla, la transformó en una vivienda contemporánea, manteniendo del edificio original únicamente la torre cilíndrica que despunta entre el conjunto de cubos.

Desde el principio, la interiorista holandesa afincada en Ibiza Carmen Straatsma, de Studio C, trabajó mano a mano con Blakstad en este proyecto seleccionando materiales y revestimientos, y firmando la decoración de los interiores, a los que dio un aire fresco y cosmopolita, aunque con el inconfundible marchamo local.

De "blanco Ibiza" se pintaron fachadas y paredes. El enfoque moderno lo ponen el microcemento y la ligera tonalidad rosa que lo pigmenta, que, además, proporciona una calidez apuntalada por la presencia de materiales naturales en el mobiliario y la carpintería, toda en madera. También la iluminación añade suavidad a la puesta en escena. Está instalada de forma invisible en los techos, mientras que la ambiental se solucionó con lámparas de pantallas vegetales -ratán, mimbre- o de estilo industrial «para lograr un buen contrapunto con el aire rústico.

Las marcas utilizadas fueron DCW, Rubn, Ay Illuminate, Tom Dixon... junto a algunos apliques vintage de Maison Jansen», explica Carmen Straatsma. Eso en cuanto a la luz artificial, porque la natural entra a chorro por las ventanas, que son como cuadros que enmarcan el paisaje. La claridad fluye sin cortapisas en esta casa vestida con visillos de ligerísimo lino, realzando los muebles de líneas depuradas y la cerámica propia de las viviendas de campo –tinajas, jarras, vasijas–, que conviven con las singulares obras de arte incorporadas por los propietarios. Una mezcla integrativa y muy equilibrada.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: Carmen Straatsma www.estudiocibiza.com

- Oriente y Occidente. La elección de muebles atemporales con marcada influencia étnica hace guiños también  al "estilo Ralph Lauren".

- Madera de sabina. Algunas carpinterías de la casa se realizaron con esta resistente variedad local, como las vigas del techo de la cocina y las puertas, remachadas con clavos al estilo antiguo.

Realización: Beatriz Aparicio. Fotos: Montse Garriga



Ver más articulos