desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Hamburgo, Alemania

Una casa en la que habitan piezas y objetos cargados de sensibilidad

Los interioristas Angela y Gerhard Fusch han convertido su casa en Hamburgo en un santuario de piezas y detalles que la hacen única.

Kerstin Rose / Mª Jesús Revilla. Fotos: Christian Schaulin 25/04/2018
Imprimir
Pantalla completa



Algunos lo llaman olfato o sexto sentido. El caso es que este talento acompaña a la pareja formada por los diseñadores de interiores Angela y Gerhard Fusch. Gracias a esa sensibilidad para encontrar piezas únicas, su casa, una villa en el exclusivo barrio Harvestehude, en Hamburgo (Alemania), se asemeja a un viaje alrededor del mundo y a través del tiempo.

En un contenedor soberbio, con ricas molduras, chimeneas de mármol y unos preciosos ventanales asomados al jardín, los espacios se visten de muebles y detalles exquisitos, fruto de la búsqueda incansable de sus propietarios. Gerhard, sobre todo, se define como un design hunter: «Me gusta rastrear en las profundidades de internet para rescatar joyas y rarezas de las mejores décadas y diseñadores del s. XX».

Unas piezas en las que se ha convertido en un destacado experto. Angela, por su parte, se ocupa de las obras, «de coordinar los oficios y planificar todo, desde el concepto de los espacios hasta el cableado», nos explica. Ambos comenzaron su trayectoria en el mundo de la moda, aunque su pasión por el interiorismo los llevó a cambiar de rumbo profesional. En sus trabajos se percibe fácilmente su sello, una visión personal de entender y vivir los espacios. Sus proyectos de casas contagian la pasión por las cosas bonitas, por los objetos con encanto. Ellos las conciben como un refugio al que siempre se desea volver para disfrutar de toda su belleza.

Y, por supuesto, un reflejo de este leitmotiv es su propio hogar, con composiciones de objetos preciados y preciosos, cuidados libros sobre arte y estilo, muebles hechos a mano... «Nuestra mayor satisfacción –afirman– es que aquí te sientes completa y sencillamente muy a gusto».

IDEAS DEL PROYECTO: Fusch Interiors fuchs-interiors.de

- Estética señorial. Se han puesto en valor las señas decimonónicas de la casa, como las molduras de escayola, los rosetones del techo o las embocaduras de las chimeneas.

- Culto a los objetos. Pequeñas esculturas, candelabros, piezas de cristal, cerámicas... se agrupan en armónicas composiciones repartidas por toda la vivienda.

Realización: Kerstin Rose.



Ver más articulos