desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Casa de interiores funcionales y contemporáneos

Reorganizar por completo el espacio para adaptarlo a nuevas necesidades, aumentar la superficie útil y actualizar materiales y acabados. Todo ello se ha conseguido en esta casa de Vigo con interiores funcionales y contemporáneos.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Ganar en amplitud y conseguir más luminosidad, un valor siempre en alza en Galicia, fueron las prioridades que determinaron la reforma de esta vivienda ubicada en Valle Miñor (Vigo). 

Los propietarios necesitaban reformar la casa ante la llegada de su cuarto hijo y decidieron hacer una reforma integral para reorganizar el interior con una distribución acorde a las necesidades de la familia. La obra, de la que se encargaron las arquitectas de interiores Sofía Pernas y Micaela Neira, del estudio Diseño Espacios Interiores, tenía además otro objetivo: mejorar los acabados para dotar al espacio de entidad propia. El reto principal era ganar metros útiles sin alterar la estructura, que, al tratarse de una construcción rodeada por tres chalés, no podía ampliarse. La solución fue reorganizar los ambientes y darles importancia según el uso que se iba a hacer de ellos. «En la planta de calle, por ejemplo —explica Sofía Pernas—, al eliminar el antiguo despacho, que apenas se usaba, conseguimos hacer un aseo de cortesía y ensanchar el salón». Este último, proyectado a triple altura, se abre al jardín por dos amplias cristaleras.

El segundo piso, que alberga la zona de descanso, también se vio beneficiado por el cambio. «Redistribuimos el espacio —continúa Sofía— para conseguir un baño más, pues los dos que había resultaban insuficientes, y para hacer un cuarto dormitorio». Sin embargo, la transformación de la bajocubierta fue la más espectacular. En este ambiente diáfano de techos abuhardillados las interioristas ubicaron una habitación de invitados y una sala multiusos, con equipo de música y home cinema, que se utiliza también como zona de trabajo.

También se amplió el porche y se mejoraron sus acabados. Para ello se revistió el suelo de barro cocido original con una tarima flotante de roble y se sustituyeron las puertas de madera por un diseño mucho más ligero en DM lacado en blanco. Además, las interioristas potenciaron el protagonismo de la escalera de obra que comunica las tres plantas de la casa con peldaños de roble y una barandilla de vidrio y acero. La puesta en escena subraya la singularidad del ambiente con diseños rectilíneos en colores claros que agrandan visualmente el espacio.



Ver más articulos