desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Ibiza, España

¡Slow Life!

Esta vivienda ibicenca es su Arcadia particular: la familia holandesa que la habita, dueña de una firma textil de ropa eco para niños, decidió llevar vida y trabajo a un lugar donde la inspiración surge, simplemente, al mirar por la ventana

Miriam Alcaire 03/08/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Un rotundo flechazo por la casa y el paraje en el que se encuentra. Esa fue la incuestionable razón que guió a los actuales propietarios a quedarse en Ibiza y abandonar su Holanda natal. Buscaban una segunda residencia para pasar las vacaciones y terminaron afincándose en la isla y convirtiendo este lugar en residencia habitual y cuartel general de trabajo. Hetty, la dueña, es diseñadora de moda infantil, y aquí halla una fuente inagotable de ideas y la tranquilidad necesaria para dar rienda suelta a su creatividad.

La vivienda estaba en un impecable estado, ya que era de nueva construcción, aunque tenía una distribución inadecuada para las necesidades familiares; se modificó respetando el jardín, sin robarle un metro de más, y limitándola a la superficie que ocupaba la original. Una transformación encargada al equipo de rehabilitación liderado por Rolph Blakstad, Blakstad Design Consultants, expertos en actualizar el carácter de las edificaciones tradicionales y también en dar alma a las nuevas. El diseño planteado es el de una casa sencilla, de gran claridad. Los techos altos y las estancias continuas y sin puertas devuelven una sensación espacial interminable, que, sin embargo, no resulta fría gracias a la amabilidad decorativa desplegada por los dueños.

Las superficies bañadas por la luz realzan una puesta en escena hipercolorista y fresca, muy enraizada en el estilo Adlib mediterráneo, pero con claros matices europeos –sobre todo, muebles y textiles–, así como de inspiración árabe –detalles estructurales y pavimentos–. El acertado mestizaje de épocas y estilos enriquece la estética plenamente contemporánea, pero deja sentir un hondo respeto a las raíces, al amor por la tierra. El equilibrio es, simple y llanamente, perfecto.

IDEAS DEL PROYECYO
- Tributo al color. Una base inmaculadamente blanca vehicula un festival cromático con tonalidades ácidas e intensas que recrean escenarios potentes, alegres.  
- Suma de elementos. El mix de estilos y épocas, el clasicismo y el humor, los nuevos diseños y las piezas recicladas, y, muy importante, el libre uso de los textiles son señas de identidad en la casa: la llenan de calidez y la dinamizan.  



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos