desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Cáceres, España

Campo magnético: Una casa en la finca

Fines de semana, puentes, vacaciones… Esta finca en el norte de Cáceres es un idílico e imprescindible refugio para sus dueños. En ella, gracias al trabajo de Estudio H2i, disfrutan de acogedores interiores rodeados de un delicioso y resistente jardín.

Mª Jesús Revilla 08/03/2016
Imprimir
Pantalla completa



Esta casa de campo se encuentra en la zona extremeña de La Vera, famosa por su excelente pimentón. Precisamente, parte del edificio era, en su origen, un típico secadero de pimientos. Aquella construcción rural, que ahora acoge la biblioteca-comedor, fue el punto de partida para la nueva vivienda. El estudio de interiorismo y diseño H2i, formado por Eugenia y Rocío Heredia, plasmó la estética y el alma del viejo almacén en el resto de la casa optando por suelos de barro artesanal, techos con viguería vista, vanos enmarcados en piedra... Pautas que se repiten para crear así espacios, además de cómodos, totalmente conectados con la esencia del entorno. En este escenario quedaban perfectas todas las piezas que se querían incluir en la decoración, en su mayoría heredadas o recicladas de otras casas, y que han encontrado su lugar en delicada sintonía.

Pero el ambiente que más disfruta la familia es el jardín, obra de la paisajista Jimena Cabrera, con quien las decoradoras habían colaborado anteriormente. La orografía del terreno, con mucho desnivel, condicionó la creación de tres amplias terrazas, a modo de bancales, sostenidas por la piedra conseguida en la propia parcela. La elección de plantas resistentes a la sequía y los juegos de gravas que sustituyen al césped son básicos para un mantenimiento sencillo, mientras que la presencia de elementos atractivos en todas las estaciones hace que este espacio exterior se viva con verdadero gusto todo el año.

IDEAS DE LAS INTERIORISTAS: Estudio h2i (Teléfono: 913 500 188. www.estudioh2i.com)
- Acabados ad hoc. La pauta estética del edificio original ha marcado el resto de la casa. Las paredes y el techo, con viguería vista, se pintaron con un sugerente estuco a la cal. Este acabado da al conjunto un look muy natural, enfatizado por los suelos de baldosas de barro cocido artesanal y, en la zona de dormitorios, de tarima de madera.
- Colores engamados, con sorpresa. Mandan los tonos suaves, amaderados, grises y tostados, animados con sutiles toques de delicados azules en tapicerías, cojines, contraventanas y puertas de paso. En un matiz más añil, tan típico de los países del norte de África, destacan las puertas tunecinas elegidas para algunos armarios y alacenas.



Ver más articulos