desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca

Una casa de ensueño

Todo es nuevo en esta casa -vigas, ventanales, suelos...-, pero recrea la imagen de un pasado de ensueño. Está en una finca payesa, rebosa aire nórdico, charme francés y calma mallorquina para el día a día.

Nuevo Estilo 06/09/2016
Imprimir
Pantalla completa



El edificio que actualmente vemos poco tiene que ver con el que, a fines del s. XIX, se dedicaba a la explotación agrícola: una finca en el campo mallorquín para guardar animales de granja y aperos de labranza donde los anexos se sucedían en función de las necesidades. Convertirlo en la acogedora vivienda que es hoy ha sido obra de Mestre Paco, el estudio y tienda de Jaume y Paco Cortés, expertos en el arte de recrear el ambiente natural, cálido y elegante que de-seaban los propietarios.

Como la casa estaba muy deteriorada, la reforma fue total y no pudieron conservarse elementos originales de la construcción, salvo la estructura externa. La distribución se transformó para lograr espacios generosos y mucha luz. Se abrieron ventanales y se utilizaron vanos sin puertas para dar paso a las distintas áreas. Los dueños buscaban una casa fácil de mantener, por lo que se optó por un suelo prefabricado de cemento imitando piedra de marés, de Paviments Lloseta. La escalera, de cemento pulido, y toda la carpintería, de Fustería Font, son también nuevas.

La iluminación se ha resuelto con lámparas puntuales y focos empotrados en las vigas. Para integrar la casa plenamente en el entorno, están presentes elementos autóctonos, como las persianas o el cañizo mallorquines. En cuanto a los tonos generales, dominan los crudos en telas, el blanco de las paredes y, sobre todo, la madera lavada o con una suave pátina. Los tejidos, en lino y algodón, son los encargados de aportar frescura y naturalidad en esta decoración de un estilo refinadamente rústico y cercano.



Ver más articulos