NuevoEstilo

Casa de la interiorista Cuca Arraut

La reforma de este piso de Barcelona ha sacado a la luz todo su potencial. Una distribución superflexible y los equilibrados ambientes llevan la firma de la interiorista Cuca Arraut.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Esta casa es una ruina, aquella inolvidable comedia con Tom Hanks, se convirtió durante meses en el día a día de la interiorista Cuca Arraut, al acometer la reforma de esta vivienda de Barcelona. A pesar de su privilegiada ubicación, en un barrio residencial de la ciudad, y de sus infinitas posibilidades, el interior era un auténtico caos. «Tenía una distribución horrorosa, llena de recovecos, con un pasillo interminable y cantidad de espacios desaprovechados», recuerda la decoradora. Nada que ver con lo que tenían en mente los propietarios, un matrimonio con dos niños en edad escolar. Además de ganar amplitud y comodidad, ellos querían que sus hijos tuvieran un «territorio» propio donde poder estudiar y jugar a sus anchas.
La solución fue radical: tirar todos los muros, excepto los de carga, para empezar prácticamente desde cero. El interior se organizó en cuatro zonas: la de recibo, integrada por el salón-comedor y la biblioteca; la de servicios, que alberga la cocina con office, lavadero y planchero; el dormitorio principal con baño y vestidor; y las dos habitaciones infantiles, también con un generoso vestidor. La interiorista relacionó visualmente los espacios comunes de la casa a través de grandes puertas correderas que agilizan la distribución y elementos de obra diseñados a medida, como las dos librerías sin fondo que separan el salón del comedor. Gracias a este ingenioso recurso y al predominio de los colores neutros se logró potenciar aún más la claridad del interior.
A continuación se procedió a ampliar el dormitorio principal. «Ganamos unos metros preciosos a costa de la habitación de servicio, que ahora es el cuarto de plancha», comenta Cuca. El espacio extra conseguido permitió incorporar en el dormitorio un amplio vestidor abierto a la zona de lavabos. El resto de sanitarios se encuentran en una cabina independiente cerrada mediante vidrio con butiral mate (esta lámina plástica que se coloca entre dos lunas evita accidentes si se rompe la mampara y puede ser transparente, de color o translúcida).
Respecto al suelo, se sustituyó el antiguo parqué de tablilla fina por una tarima de roble con acabado envejecido, mientras que las paredes se unificaron en un suave tono piedra, excepto en las habitaciones de los niños, revestidas con un papel pintado de rayas. La iluminación también jugó un papel decisivo en el cambio de imagen. Cuca resaltó la arquitectura interior con diodos LED y halógenos empotrados, dirigidos a puntos estratégicos, y subió la temperatura del ambiente con lámparas de pie y de sobremesa. Y, sin duda, otro capítulo muy gratificante fue la puesta en escena final, realizada con depurados diseños de la interiorista que se adaptan como un guante al espacio y le aportan equilibrio.
IDEAS DE LA INTERIORISTA: Cuca Arraut (Tel.: 932 014 152)
Comedor con la altura rebajada. El falso techo que oculta el proyector de home cinema se aprovechó, además, para hacer unos cortineros foseados con LED empotrados.
Colores suaves y relajantes. El interior está unificado en tonos piedra. Esta gama se repite con varios matices en paredes y telas. Como contrapunto, pinceladas en marrón y gris aportan fuerza al ambiente.
Iluminación efectista. Cuca Arraut colocó luces de ambiente en puntos estratégicos e iluminó el pasillo de acceso a los dormitorios con focos empotrados a 35 cm del suelo.
Orden visual. Un mueble de pared a pared cerrado con puertas mantiene ocultos el televisor –tras el panel corredero central–, el equipo de música y el mueble bar, en los armarios laterales. La interiorista añadió en el techo una falsa galería de escayola que esconde la pantalla de cine enrollable del home cinema. 



Tags: Casa.

Comentarios

Publicidad


Más Casas con estilo




Ver Todos