desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Montreal, Canadá

Una casa de diseño con arte contemporáneo

Esta vivienda unifamiliar, en un barrio residencial de bungalows de los años 60, se ha levantado siguiendo las pautas de la zona, pero renovándose en conceptos y estética. Una visión muy actual, de amplios y luminosos espacios, vestidos de aires minimal que dejan lucir la interesante colección de obras de arte de los propietarios.

Texto: María Jesús Revilla Fotos: André Royon 25/04/2018
Imprimir
Pantalla completa



El dueño de esta casa, de unos 50 años, era un hombre más bien conservador hasta que, motivado por la obra de Ken Lum, Stop Living in the Past, decidió cambiar y volverse contemporáneo. Fruto de aquella transformación es esta nueva vivienda, originalmente un pequeño chalet en un tranquilo barrio de Montreal y ahora replanteado como una vivienda muy actual. El artífice fue el estudio Desdjardins Bherer, con el diseñador René Desjardins a la cabeza. Como él afirma «soy fiel seguidor del minimalismo y su lema, menos es más, siempre lo entiendo acompañado de confort, sensualidad y funcionalidad. Creo que estos conceptos cuadran a la perfección con lo que deseaban estos clientes». A saber: el nuevo amante del arte contemporáneo, su mujer, pragmática –insistió en una casa de fácil mantenimiento y mucho almacenaje– y sus hijos mayores, quienes querían cierta independencia. Y el bungalow sesentero no atendía exactamente a todos esos requerimientos.

Aunque podían demoler la construcción, el nuevo edificio debía levantarse siguiendo el plan urbanístico original, para no romper la estética del vecindario. En un ejercicio arquitectónico, por fuera la casa sigue la pauta programada pero, por dentro los espacios lucen amplios, comunicados, con una circulación fluida característica de las obras de Desjardins, además de haber ganado metros con un sótano y con una ampliación en la fachada posterior. 

La decoración sigue también unos parámetros sencillos, de líneas simples y sin concesiones a la excesiva ornamentación, con mobiliario de firmas de diseño italiano, como B&B Italia, Minotti o Moroso. Así, el verdadero protagonismo queda para la colección de arte contemporáneo –con obras de Simen Johan, Koka Ramishvili o Marc Seguin. Como colofón y única concesión al exceso,  la barandilla de escalera principal, un trabajo artesanal realizado por Jean François Smith, en metal cortado a láser como un llamativo encaje metálico. Un elemento espectacular que se ha convertido en el eje central del proyecto.

desjardinsbherer.com



Ver más articulos