NuevoEstilo

Girona, España

Una casa con muchas vidas

A cuatro kilómetros de Empúries (Girona), esta centenaria casa solariega ha renacido de sus ruinas más atractiva que nunca. Con un profundo respeto, de su restauración e interiorismo se han encargado Chantal y Raimon Soler, propietarios de la galería de antigüedades Antic Centre.

Nuevo Estilo 09/09/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



“Antonius Torres me fecit. 18 mars, any 1618”. En el dintel de una de las puertas figura el nombre del constructor y la fecha en la que fue levantada esta magnifica casa a pocos kilómetros de las ruinas de Empúries (Girona). Cuatro siglos en los que sus muros han protagonizado sorprendentes avatares históricos. Uno de los más recientes: requisada durante la Guerra Civil por el partido marxista (POUM) como burdel revolucionario, la casa fue ocupada después por Falange Española y pasó a ser lugar para el culto, oficiándose aquí las misas, ya que la iglesia del pueblo había sido incendiada.

Quizás tan agitada biografía animó a sus actuales propietarios a comprar una finca casi asolada, de la que únicamente pudieron salvar las puertas interiores, las vigas y parte de los suelos de terracota. Dueños de un interesante centro de anticuarios, Antic Centre, que reúne treinta establecimientos y ofrece servicios de restauración, Chantal y Raimon Soler transformaron lo que era una casa en ruinas en la bellísima vivienda actual.

El interiorismo respeta la tradición, pero sin un canon estético preestablecido. La miscelánea, que resulta fascinante, se nutre de piezas singulares para conseguir ambientes con alma y ese delicioso punto de decadencia de los edificios que han pasado por infinitas existencias.

IDEAS DEL PROYECTO: Chantal y Raimon Soler (www.antic-centre.com)
 Paredes protagonistas. Se pintaron con cal tintada con tierras, sobreponiendo capas de diferentes texturas para lograr un tono envejecido. La cocina y los baños están estucados con cal, polvo de mármol y pigmentos. ¿Objetivo? Destacar la arquitectura y aportar calidez y fuerza.
 Rescatar la esencia catalana. Se refleja en los elementos tradicionales de la construcción y en antigüedades de los s. XVIII y XIX, originarias de esta zona geográfica. Sin embargo, la casa respira cosmopolitismo gracias al heterogéneo mobiliario de piezas francesas y vintage.
 



Comentarios

Publicidad


Más Casas con estilo




Ver Todos