desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una casa con espacios actuales y prácticos

Cuando el estudio de arquitectura Mecanismo afrontó el proyecto de este piso madrileño estaba todo por hacer. Ellos transformaron un espacio derruido en una vivienda cálida y práctica, que se ha enriquecido con coloridas obras de arte.

Realización: Beatriz Aparicio. Texto: Ana Isabel Hernández. Fotos: Montse Garriga 23/11/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Para los integrantes del estudio Mecanismo, Pedro Rica y Marta Urtasun, este piso madrileño del señorial barrio de Salamanca fue como un lienzo en blanco en el que poder plasmar todo su buen hacer en el diseño de espacios. Porque lo que se encontraron fue una vivienda completamente demolida y diáfana, que tuvieron que rehabilitar y redistribuir íntegramente, esto último con una sola exigencia por parte de los propietarios: que se crearan dos dormitorios. Para el resto, vía libre.

Los arquitectos concibieron un proyecto con la búsqueda de la luminosidad como hilo conductor: «La casa cuenta con nueve balcones a la calle y varias ventanas a patios interiores, por lo que la luz circula a placer por todo el perímetro. Además, para que llegara bien a todos los ambientes, planteamos la distribución con un concepto abierto, que presenta las mínimas divisiones. Estas se han generado a través de los muebles». Mecanismo ideó para el salón dos cuerpos de madera –que realizó Paco Ventura–, tras los que se independizan las habitaciones: uno de roble natural que da también servicio al dormitorio principal y el otro lacado en blanco que actúa como cabecero en el dormitorio de invitados y cuenta con armarios en la zona del recibidor.

«Por su parte –explican los arquitectos–, los dos cuartos de baño, integrados en las habitaciones, y el aseo, situado tras el comedor, se encerraron en “burbujas” de piedra, tres volúmenes que Estudio Arqué revistió, tanto en su interior como por la cara externa, con despieces de caliza de suelo a techo y curvas macizas en las esquinas». Para permitir el paso de la luz al baño principal, uno de los lados de piedra se sustituyó por un vidrio de una pieza. Solución similar a la que se empleó en la cocina, aislada del salón por un cristal traslúcido corredero.  

La decoración se ha conjugado con un estilo cálido y sereno, en el que el suelo de madera de Schotten & Hansen –un roble natural con lamas de 40 centímetros de ancho y hasta cinco metros de longitud– se confabula con los techos y paredes, pintados en blanco, para crear el escenario perfecto en el que luce un mobiliario de corte clásico, suministrado en su mayoría por Gastón y Daniela. Mandan los tonos neutros y suaves, perfectos para hacer realidad el otro deseo de los propietarios: integrar su colección de arte contemporáneo, cuya gran fuerza visual supone un espectacular contrapunto.

IDEAS DE LOS ARQUITECTOS: Mecanismo (mecanismo.org)
- Labor de recuperación. Los pilares de madera, que se restauraron y decaparon para devolverles su tono primigenio, aparecen reforzados por una estructura metálica pintada de blanco. De igual forma, se encargó a Tinglao Carpintería réplicas de las contraventanas interiores, unos fraileros típicos de los balcones del barrio de Salamanca.

- Efecto camuflaje. La iluminación general se ha resuelto con focos incrustados en cavidades practicadas en la escayola de los techos, lo que hace que pasen totalmente desapercibidos. 



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos