desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

La casa de los balcones

Desde una profunda sensibilidad estética se acometió la reforma de esta casa madrileña, en origen oscura y laberíntica. El trabajo del estudio Arroyo Arquitectos la abrió a la luz de sus infinitos balcones y también supo llenar de vida y arte sus espacios.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



La casa de los diecisiete balcones bien podría ser la sugerente denominación de esta vivienda situada en el centro de Madrid. Número que también ofrece una idea aproximada del “antes” del inmueble y de la proporción de la faraónica reforma que se acometió para convertirlo en lo que es actualmente. La autora del proyecto, Sara Arroyo, del estudio Arroyo Arquitectos, describe su trabajo como «una reconversión íntegra y radical del espacio, que estaba ordenado según la típica distribución decimonónica, con una clara diferenciación entre las zonas nobles y las de servicio».

Estas segundas se agrupaban en torno a un patio central con infinidad de pequeños habitáculos y pasillos interminables que llenaban esta parte de oscuridad y laberintos. La reforma persiguió acabar con la excesiva compartimentación para crear una circulación y visión continuas alrededor del patio y lograr superficies amplias e inundadas de luz natural. Así, en vez de por pasillos, toda la casa quedó interconectada a través de amplios espacios. Son las propias estancias las que se dan paso las unas a las otras, con varias alternativas para llegar a cada lugar. Por ejemplo, el hall da acceso al comedor, al salón y al taller-biblioteca. Una gran transformación que adecuó la casa a las necesidades de sus dueños.

Se respetaron, eso sí, los elementos arquitectónicos que caracterizaban las zonas nobles, como molduras, carpinterías, radiadores de fundición, tarima de pino melis... Se ha procurado reducir al mínimo los materiales utilizados en la reforma, apostando por aquellos que aguantasen bien el paso del tiempo. En los suelos donde no hay madera se empleó microcemento gris, que también recubre lavabos y duchas. Y en cuanto a paredes y techos, se pintaron con temple blanco para convertir el extraordinario contenedor que es esta casa en un lienzo perfecto sobre el que destacar los objetos-joya, las obras de arte y el mobiliario, tan maravillosa y equilibradamente combinados.

IDEAS DE LA ARQUITECTA: SARA ARROYO www.arroyoarquitectos.com
- Eclecticismo decorativo. El criterio seguido no se ajusta a ningún cliché concreto ni norma preestablecida. El estilo combina piezas antiguas con otras contemporáneas y responde únicamente al carácter de los dueños: amantes del arte, de la lectura y del coleccionismo de objetos adquiridos en diferentes viajes.
- Iluminar para realzar. ...y dar protagonismo al contenedor. Por eso se ha resuelto la luz ambiente con los LED de tono cálido y luces indirectas ocultas en foseados realizados en los techos, a la vez que se huyó de la colocación sistemática y regular de halógenos. También hay puntos de acento en lugares concretos.



Tags: Casa, Luz y reforma.
Ver más articulos