desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Cádiz, España

Una (singular) casa unifamiliar en Sotogrande

Un entorno privilegiado, un clima de lujo y un singular planteamiento arquitectónico, que incluye una piscina en el tejado, convierten a esta vivienda unifamiliar gaditana en un irresistible objeto de deseo.

Nuevo Estilo 21/06/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



«Nuestra filosofía es crear viviendas singulares por su diseño y calidad, y esta casa es una excelente muestra». La casa en cuestión es una de las residencias que integran San Enrique Polo+, una selecta urbanización ubicada en el pueblo de San Enrique de Guadiaro, en Sotogrande (Cádiz). Y quien así la define es Alberto Peris, su propietario y también director técnico de Habitania Plus, la promotora inmobiliaria que ha ejecutado el proyecto, obra del estudio A-cero.

Lo primero que destaca de la vivienda es que, a pesar de ser una construcción adosada, no resulta una copia idéntica de las casas anexas. La razón: cada fachada presenta un juego de voladizos único que la diferencia y rompe con la monotonía habitual en este tipo de promociones. Los materiales que la revisten sí son, en cambio, los mismos: un sobrio enfoscado en blanco y gris, que realza los distintos volúmenes, y piedra que imita la madera de teca para poner un punto de calidez.

Otra característica señalada la determinó la pendiente del terreno. Ésta obligó a levantar la vivienda en diferentes alturas y con planos escalonados que le restan verticalidad y han permitido crear terrazas y zonas ajardinadas. Además de inclinada, la parcela tenía unas dimensiones reducidas –algo menos de 450 m2–, por lo que se optó por aprovechar la azotea para ubicar en ella la piscina, que, al estar en alto, disfruta, además, de unas vistas magníficas de la montaña y de los cercanos campos de juego del Polo de San Enrique.

Alberto Peris ha completado esta cuidada arquitectura con unos interiores despejados, decorados con un mobiliario de diseño, procedente la gran mayoría de Ibermaison, sin elementos superfluos: «Al ser una segunda vivienda, quería que, ante todo, resultase muy funcional y cómoda».
IDEAS DEL PROYECTO: Habitania Plus (Tel.: 902 220 280)
- Cohesión visual. Para unificar los ambientes, el suelo de toda la casa es de piedra Bateig de Tino. En cocina y baños se han usado baldosas cerámicas de Keraben, con un tamaño y aspecto muy similares a los de la piedra.
- Conexión interior-exterior. Las paredes están pintadas de blanco, pero para continuar con el juego de colores de la fachada, algunos paños –donde se aloja la chimenea o en la cocina– aparecen destacados en gris.
- Uniformidad cromática. La idea era conseguir una casa muy depurada, por lo que en el mobiliario imperan los tonos claros. Sólo las sillas del comedor, en un rojo intenso, y los cuadros ponen una nota de marcado contraste.
- Máxima visibilidad. Los dormitorios disponen también de amplios ventanales que logran una total conexión con el exterior. Para enmarcarlos, se ha elegido una carpintería en aluminio gris muy discreta que no resta protagonismo a los grandes paños de cristal. Las persianas son modelos automáticos.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos