NuevoEstilo

Prato, Italia

Una casa de campo en la Toscana

Con el máximo respeto al estilo de la zona, los estudios de arquitectura b-arch y q-bic resucitaron esta vivienda frente a los Apeninos. Bajo su aspecto tradicional, descubrimos interiores que mezclan de manera fascinante el minimalismo formal y el barroquismo escénico.  

Nuevo Estilo 12/09/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



El paisaje que da paso del otoño al invierno es suave y melancólico en esta zona de la Toscana. Luego, la espectacular primavera prolongará el verde de los bosques hasta el verano. Resulta un privilegio ser testigo desde el propio terreno del ritual cíclico de la naturaleza. Los propietarios de esta villa antigua, situada al pie de la montaña, pertenecen a ese grupo de afortunados: una pareja de profesionales, Paolo y Alessia, que trabaja en la cercana ciudad de Prato, pero vive entre prados y picos agrestes con sus tres hijos. Un magnífico entorno para criar a los niños y también para practicar una de las pasiones de Alessia, campeona de triatlón y extreme running.

Por eso, el hallazgo de esta construcción en un estado de total abandono no les arredró. Al contrario. Decidieron recuperarla a imagen de lo que había sido y encargaron su rehabilitación e interiorismo al estudio de arquitectura b-arch –que trabajó conjuntamente con el estudio q-bic–. El objetivo era el retorno a los orígenes, según explica Alessandro Capellaro, uno de los socios de b-arch: «La “piel” de la casa se dejó como estaba, aunque adecuándola a la normativa sísmica y reforzando el aislamiento térmico. La distribución tampoco se tocó. Solo se eliminaron muros añadidos y se abrieron vanos para ganar luz». Suelos de piedra, paredes encaladas, madera en las terrazas, techos de vigas, arcos de ladrillo... fueron claves en el éxito del proyecto.

Todo responde a una búsqueda de autenticidad sin más ornamentación que la textura de los materiales naturales y antiguos. La decoración, como magistral contraste, se inspira en un estilo contemporáneo bien aderezado de sorpresas. Así, junto a piezas de formas lineales y limpieza conceptual –sirvan de ejemplo los sofás de Baxter y Living Divani– conviven objetos escultóricos de recargada belleza: lámparas versallescas, muebles orientales, pieles de animales, una maravillosa colección art déco... fusionando en un “más difícil todavía” la esencia profunda de la Toscana y una transgresora vanguardia estética.



Comentarios

Publicidad


Más Casas con estilo




Ver Todos