desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Mónica Benjumea recupera la esencia rural de una casa de campo de los años 40

Añadiendo un extra de estilo, la interiorista Mónica Benjumea ha brindado un renovado encanto a esta casa de campo de 1940.

Gema Marcos. Fotos: Patricia Gallego. 24/04/2020
Imprimir
Pantalla completa



La historia de una casa se convierte muchas veces en su mayor potencial a la hora de reinventar los espacios. Esto es lo que le ocurrió a Mónica Benjumea, del estudio de arquitectura y decoración Kwanza Interiors, cuando se propuso el reto de reformar esta construcción de 1940: «Se trataba de la antigua vivienda de los guardeses de una finca de labor y partíamos de una premisa clara con ella: mantener su esencia rústica para darle un carácter único y auténtico», nos explica la interiorista.

Además de preservar intacta la estructura, que se encontraba en buen estado, se respetaron también las carpinterías de puertas y ventanas, y, por supuesto, los suelos de losetas hidráulicas, pese a los rasguños de la vejez que presentaban. La obra consistió principalmente en la restauración de los baños, la reubicación de la cocina y la instalación de un sistema de electricidad acorde con los tiempos actuales y la decoración.

Había que acondicionar cada estancia a los nuevos inquilinos –una familia de cinco miembros– y al estilo que buscaban. «Los muebles dispuestos en el interior son de estilo clásico, con sabor a campo, y, curiosamente, todos reciclados de casas que se han deshecho, de mercadillos, subastas, incluso de esta misma vivienda. No hay piezas nuevas», nos explica Mónica Benjumea, que conoce muy bien las fórmulas para crear escenarios únicos y emocionales que nos recuerden a otros tiempos. A estos tesoros recuperados se unen las telas, que cumplen un papel protagonista añadiendo texturas y color a los ambientes. Cortinas de terciopelo que ponen la nota teatral, arpilleras marroquíes para cubrir los armarios de la cocina o linos naturales vistiendo algunas mesas son algunos ejemplos. En definitiva, cada detalle, cada lámpara, cada azulejo suman para lograr el objetivo: una atmósfera rústica rebosante de estilo.

IDEAS DEL PROYECTO: Mónica Benjumea www.kwanzainteriors.com

Buscar en los recuerdos. Son muchos los muebles en esta vivienda que nos hacen rememorar esas antiguas casas de campo o de pueblo. Su buena restauración y la forma en la que han sido colocados resultan cruciales para su éxito.

Telas y pintura. Para dar frescura y juventud a los ambientes se han introducido juegos cromáticos a partir de los tejidos que envuelven mobiliario con uso. Pero también en las paredes, pintando zócalos inferiores y perfilando los marcos de las puertas de paso en rojo, amarillo o verde.

Realización: Beatriz Aparicio. 



Ver más articulos