desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Pamplona, España

En esta casa brilla el pasado con modernidad

La anticuaria Agurcho Iruretagoyena es una referencia entre los amantes de las piezas con pasado y su vivienda en Pamplona, un gran ejemplo de cómo vivirlas hoy.

Míriam Alcaire. Fotos: O. Gutiérrez 02/05/2019
Imprimir
Pantalla completa



Llaman la atención la claridad y la sensación de ligereza que se respira en esta casa tan repleta de piezas antiguas, de objetos ornamentales, de cuadros. Sin embargo, los interiores son modernos, relajantes. Agurcho Iruretagoyena, nacida en San Sebastián, pero afincada en Pamplona desde hace años, lo ha conseguido rodeándose de un sincretismo magistral de épocas y estéticas.

Comenzó su carrera como anticuaria en 1988 y diez años después inauguró su negocio actual, en el que hoy trabaja junto a sus hijas, a las que ha transmitido la pasión que ella también heredó. Experta en gemología y joya antigua, le encanta igualmente el diseño contemporáneo, que aúna con antigüedades de alta época y coleccionismo. «Cuando inauguré mi primera tienda, estaba en auge lo victoriano e isabelino –recuerda–. Yo preferí dedicarme a los muebles con policromía frente a las piezas de madera oscura. En mi casa he seguido el mismo criterio y he elegido una paleta cromática de colores claros. Por eso, creo que el resultado estético no es nada recargado».
 
¿Cómo definirías tu estilo personal? Ecléctico, innovador y simple. Me gusta mucho la mezcla equilibrada, bella, y esa frescura que da a los ambientes. Siempre estoy interesada en conocer las tendencias, aunque sin perder mi espíritu y fascinación por el mundo de las antigüedades, que combino con el arte contemporáneo. Pienso que ambos conviven estupendamente.

Hablando de antigüedades, ¿una regla de oro para incorporarlas en un interiorismo actual? Hay que evitar el abigarramiento, el exceso. Más bien se trata de crear misceláneas con elementos de distintas épocas que compongan espacios armoniosos.

¿Hay modas en este sector? Sí, claro. Ahora se llevan muebles y objetos de los años 50 y también de los 60-70. Pero todos los periodos históricos caben en la decoración. Lo bueno siempre estará vigente.

¿Una de tus piezas preferidas? Una talla de virgen hispano-flamenca del s. XVI que tengo en el salón. Me enamoraron su cara, su movimiento y policromía, esos rasgos diferenciales que te hacen vibrar. Las joyas son también una de tus señas de identidad. Me han gustado desde muy joven. Acompañaba a mi madre a comprarlas y ella confiaba plenamente en mi gusto. Ahora tenemos piezas de todo tipo, tanto de categoría –que han pertenecido a la aristocracia europea–, como otras más sencillas, de uso cotidiano.    

¿Qué es lo último que has adquirido para la casa? Una lámpara de techo italiana de mediados del siglo pasado.

¿Y lo próximo que te encantaría comprar? Me hace especial ilusión un retrato infantil del s.XVI o XVII.  

Lugares que te inspiran y dónde te gusta perderte. La naturaleza y los museos.

Vives en Pamplona: desvélanos un lugar que te cautive, una tienda para descubrir. El paseo del Obispo Barbazán, donde está la catedral y puedo disfrutar de su belleza, del arte. Y en cuanto a una tienda, a mí me gusta mucho la moda, y en la boutique de María Alonso encuentro ropa muy especial.

Por último, aquello que le mueve en la vida es...La familia, los amigos, la estética... y ¡encontrar piezas interesantes para mis maravillosos clientes!

Realización: Mercedes Díaz de Rábago. 



Ver más articulos