desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Cádiz, España

Una casa andaluza con aire gaucho

Gracias a la implicación de la interiorista Luisa Olazábal, los dueños de esta casa disfrutan en Andalucía de un pedacito de su tierra gaucha. Un pabellón de invitados al estilo de las cabañas argentinas y unos interiores relajados y alegres convierten la vivienda en el lugar soñado para compartir con familia y amigos.

Miriam Alcaire 20/08/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Cuando la interiorista Luisa Olazábal vio por primera vez esta casa situada en Cádiz, sintió un auténtico flechazo. Puede que fuera la luz mágica del Sur o la forma en que la vivienda se abría al exterior, el caso es que se quedó prendada de sus interiores, amplios y conectados directamente con el paisaje. Aunque la construcción, de los años 60, estaba en estado de abandono, se dio cuenta de las muchas posibilidades que encerraban cada uno de sus espacios.

Con una pasión que supo contagiar a todo su equipo, se tomó su rehabilitación como un reto. Un desafío ilusionante que encontró firme respuesta en el entusiasmo de los propietarios por el proyecto. Abordarlo desde distintos ámbitos fue el punto de partida, ya que el estudio de Olazábal está especializado en arquitectura integral realizada por profesionales de diferentes disciplinas. Esa complicidad, ese trabajo coordinado, se adivina dentro y fuera: no hay más que ver el magnífico jardín, firmado por el paisajista Jesús Gómez.

La planta del edificio principal tenía una curiosa forma de bumerán que se reflejaba en el porche y sirvió de inspiración para diseñar la piscina. Al pie del vaso se alza una construcción de madera, sencilla y peculiar al mismo tiempo. Los dueños de la casa son de origen argentino y uruguayo, y querían traer un pedacito de su tierra hasta aquí. Por eso, la decoradora planteó un pabellón al estilo de los quinchos, lugares de reunión en los que se hacen asados. El resultado fue un espacio perfecto, que rezuma desenfado, donde los dueños reciben a sus amigos para almorzar, charlar y divertirse. Sin duda, un lugar formidable para disfrutar (más) de la vida.

Ideas de la interiorista
Luisa Olazábal (www.luisaolazabal.com)
El porche como un espacio para vivir y disfrutar. Conectado con el interior por grandes correderas de cristal, está dividido en dos zonas muy cómodas: una de estar y el comedor.
Decoración fresca y veraniega. Con muebles ligeros, materiales naturales, estampados tropicales, textiles livianos y alegres... Puertas de hierro y cristal. Fabricadas según un diseño del estudio de la decoradora, permiten separar los ambientes con ligereza sin interrumpir el paso de la luz natural.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos