desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Francia

Una cabaña en la nieve

En las montañas francesas, con el Mont Blanc como horizonte, se encuentra esta cabaña rehabilitada íntegramente en madera. No es una mera casa de vacaciones, es una construcción en idílico equilibrio con el entorno y dotada de un singular interiorismo.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Con tejado a dos aguas, chimeneas humeantes y en medio de un paisaje nevado, esta vivienda evoca un relato de Navidad con final feliz. Situada en los Alpes franceses, cerca de Megéve, localidad convertida en un importante centro turístico de esquí, la casa es mucho más que la imagen icónica de un cuento. Es un importante proyecto arquitectónico de rehabilitación en el que han primado los criterios de sostenibilidad y ecología. El decorador belga Lionel Jadot fue el encargado de transformar esta antigua granja bajo un “pliego de condiciones” de sus propietarios que obligaba a respetar su pasado.
Hicieron falta dos años para renovar y acondicionar la estructura ruinosa, de 1870, y reinventar el edificio: un nuevo tejado, instalación de suelos y paredes de alerce –la madera utilizada en origen, como en las casas de la zona–, la distribución de los espacios más acorde a las necesidades de los dueños... «Lo importante para mí es que no pareciera una rehabilitación convencional, por eso reutilicé las tablas y pilares con sus grietas y fisuras», explica Jadot.
El chalé tiene dos niveles. En el inferior se encuentran los dormitorios y el superior es una inmensa planta diáfana, con techo de 12 m de altura, abierta a la montaña por grandes ventanales que continúan en una terraza. En cuanto a la decoración, los muebles y piezas de distintas culturas y épocas recuerdan los viajes por África, Asia, Europa... Éstos se han trufado con hallazgos en anticuarios y tiendas vintage. También los objetos procedentes del mundo del cine están muy presentes en claro homenaje a la otra gran vocación de Jadot, realizador cinematográfico. El resultado final es un ambiente muy cálido y alegre, a medio camino entre la bucólica casa de montaña y un sofisticado loft neoyorquino, que intenta conciliar tecnología y ecología. Y, lo mejor, en un enclave “de película”.
IDEAS DEL INTERIORISTA
Materiales reutilizados. Tanto en los revestimientos como en la construcción de los muebles se ha usado material ya existente, del que se han conservado sus imperfecciones y la huella del paso del tiempo. El objetivo era evitar que la restauración ofreciera un aspecto demasiado nuevo.
Abrir paso a la luz. Los grandes vanos abiertos en las paredes facilitan una ventilación natural y la integración del paisaje en el interior por los cuatro costados de la casa. La terraza es una prolongación de la vivienda al exterior que permite comer al aire libre y al calor de la chimenea.



Ver más articulos