desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Nueva York, EEUU

Una típica brownstone house de Brooklyn

Tras su decimonónica fachada, esta casa esconde un alma del siglo XXI, articulada por el estudio de arquitectura BAAO. Las claves: color sin miedo, búsqueda de la luz y contrastes equilibrados.

Texto: Marta S. Galíndez. Fotos: Baao 20/05/2019
Imprimir
Pantalla completa



Situada en el barrio de Crown Heights, en Brooklyn (Nueva York), esta casa es un clásico de la arquitectura norteamericana del siglo XIX. Pertenece a una tipología conocida como brownstone houses, viviendas adosadas en hilera, de reducidas dimensiones, con dos plantas y sótano, llamadas así por la piedra arenisca con la que se construían, que les daba un tono marrón muy característico. Si, en este caso, la fachada nos habla de las aspiraciones clásicas de los constructores de la época, su interior nos devuelve al siglo actual gracias a la reforma del estudio BAAO, con Alexandra Barker al frente.

El proyecto de los arquitectos estaba claro desde el principio: conseguir el máximo de luz natural e independizar los espacios sin cerrarlos, invitando a disfrutar también del exterior. Porque el edificio esconde dos joyas a salvo de miradas indiscretas: un patio trasero, habilitado como zona de estar outdoor, y una gran terraza en la última planta. Al tratarse de una casa con dos paredes ciegas (que lindan con las otras construcciones adosadas), la claridad se consiguió mediante grandes lucernarios inteligentemente situados. De hecho, se amplió el hueco de la escalera para facilitar el paso de la luz que llega desde la claraboya central, un elemento lleno de protagonismo, que parece inspirado en los recortes de cielo del artista James Turrell. Lámparas elegantes y atrevidas, gran parte de ellas de la firma Innermost, refuerzan la luminosidad natural, que, por otra parte, entra sin cortapisas a través de los grandes ventanales en la fachada trasera que comunican con el patio y las terrazas.

La separación visual entre espacios se genera con paños de color tridimensionales que desafían a las paletas neutras. El azul nos conduce de un ambiente a otro en toda la casa. Se muestra rotundo en la entrada, sobre el zócalo y el suelo amarillo cadmio; etéreo en el comedor, como fondo para una mesa potente; y soberbio en el dormitorio, enmarcando la cama a falta de cabecero. El mobiliario ayuda también a demarcar los ambientes. Los muebles a medida creados para la cocina y el estudio (en este caso, con una chimenea integrada) siguen una línea minimalista, que algunos detalles en colores vivos se encargan de matizar. A través de ciertos elementos sutiles, como el azulejo blanco tipo metro utilizado en el cuarto de baño, la reforma no olvida recordar y homenajear a la arquitectura centenaria de la construcción.

FICHA TÉCNICA

Situación: Brooklyn, Nueva York (EEUU).
Proyectos de arquitectura e interiorismo: Barker Associates Architecture Office (BAAO).
Año de ejecución: 2018.
Superficie construida: 280 m2.
Actuación: Reforma de una casa browsntone del siglo XIX. El interior estaba muy deteriorado: solo se ha conservado la escalera, de roble torneado. Los espacios se redistribuyeron para ganar luz y abrirse al exterior mediante grandes ventanales traseros y lucernarios.



Ver más articulos