desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Ático diáfano y luminoso

Piezas arquitectónicas de alto valor escultural, nuevas estancias en las alturas y continuidad espacial. Éstas fueron las bases para transformar un antiguo piso madrileño en un ático diáfano lleno de sutilezas cromáticas y muy luminoso.

Nuevo Estilo 03/07/2018
Imprimir
Pantalla completa



Transformar una compartimentada pensión madrileña ubicada en un edificio del s. XIX en un diáfano ático de estilo contemporáneo. Éste fue el desafío para los arquitectos José Luis Maroto y José Luis Ibáñez, del estudio Maroto e Ibáñez. Aunque su estado era de total abandono, tenía unas vistas espectaculares y permitía aumentar su superficie, así que no lo dudaron.

Para empezar, la planta alargada les brindó la oportunidad de subrayar la sensación de continuidad espacial al eliminar los tabiques divisores. Un pasillo central ya existente se encarga hoy de marcar las dos zonas que constituyen la nueva distribución. A un lado de éste se localiza un área diáfana que engloba el vestíbulo y un salón que se abre a una gran terraza a través de grandes cristaleras. Al otro lado, una superficie que se divide a su vez en dos áreas: la cocina con el comedor por una parte, y el dormitorio y el baño por la otra. Esta división se realiza a través de un volumen central cilíndrico, en gris y con aspecto casi futurista, que esconde un aseo y la escalera que sube al dormitorio de invitados.

Pero lo más extraordinario del proyecto fue la ampliación del espacio con el aprovechamiento de la bajocubierta: «Al ser el último piso, contaba con la cámara de aire sobre el falso techo de cañizo que servía como aislamiento térmico», explican los arquitectos. Con la apertura de esta zona obtuvieron mayor altura de techos en planos inclinados y la entrada de luz cenital por medio de lucernarios lineales en la parte superior, y pudieron crear dos altillos en entreplanta: uno, que actúa como estudio, sobre el vestíbulo y otro destinado a área de invitados que se asoma a la cocina.

La luz natural y la pintura blanca de los paramentos otorgan unidad espacial y configuran un escenario homogéneo que se asienta sobre un plano continúo de tarima de pino Melis. El decorado, ultraligero y sutil, potencia una interesante colección de pintura y fotografía española contemporánea.



Ver más articulos