desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

La casa en calma

En esta vivienda se unieron tres objetivos: conectar los interiores y el jardín, búsqueda de la luz y comunicación natural entre sus espacios. Una vez conseguido, llegó la alianza entre lo mejor del carácter cosmopolita y de la tradición arquitectónica balear.

Nuevo Estilo 15/08/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



A Luis Laplace, el arquitecto que ideó y llevó a cabo el proyecto de construcción e interiorismo de esta casa situada en plena sierra de Tramontana, le apasiona Mallorca. Argentino formado en Nueva York y residente en París, en la isla de la calma –como diría Santiago Rusiñol– se siente como en casa: adora trabajar en ella. Y se nota. Sus casas, villas, jardines y hoteles tienen sello y alma propios. Y transmiten una suerte de determinación que nos habla de respeto por la arquitectura tradicional mallorquina, sencillez y contención decorativa. ¿El denominador común de sus obras? Espacios fluidos, amplios y luminosos, materiales del entorno, artesanía local y arte contemporáneo son sus aliados básicos.

En esta casa familiar de dos plantas, con privilegiadas panorámicas de la sierra, concedió especial importancia a los exteriores. En ellos ideó diversos ambientes para disfrutar del paisaje. El interior se articula en torno a un amplio salón, decorado con muebles XXL de líneas rectas y tapicerías gris topo y tostadas para crear una atmósfera fresca y acogedora a la vez. Las mesas rústicas de la galería y las piezas de cerámica amarilla que descansan sobre ellas son su homenaje personal a la artesanía autóctona.

Este entrañable y medido toque rural también se aprecia en el dormitorio principal: el suelo de madera, la mesa y la butaca mallorquinas que conforman el rincón de estudio frente a la ventana y las vigas vistas del techo, que le confieren un aspecto campestre muy relajante. El baño, equipado con alguna pieza de diseño como la bañera, ofrece sin embargo una imagen austera, de una gran simplicidad. Sólo la cocina ultramoderna parece salirse del guión decorativo del resto de la casa. Muebles a medida, líneas depuradas... Funcionalidad total.

IDEAS DEL ARQUITECTO: LUIS LAPLACE (www.luislaplace.com)
- Tonos natural soft. La paleta cromática empleada en la decoración de la vivienda –a base de grises, tostados, azules y blancos– busca recrear ambientes frescos, ligeros, que transmitan sosiego y paz, las sensaciones para una casa de vacaciones.
- Muro exento en el salón. Esta pared –en la que se integró una chimenea que también da servicio al espacio contiguo– se dejó abierta en sus dos extremos para lograr un espacio fluido y permitir la circulación de la luz y las corrientes de aire fresco.
- Las obras artísticas. Fotografía, escultura y arte contemporáneo marcan el contraste con la austeridad del mobiliario. Destaca el hábil manejo de las dimensiones de los cuadros a la hora de su colocación, dando a cada obra el espacio adecuado.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos